Concierto
Imagen de la 69 edición de la Quincena Musical. ACHIVO AITOR CASTEJÓN
El Hospital Quirón de Valencia ha incorporado la unidad Medicina del Arte, destinada a tratar las patalogías propias de los artistas como el estrés, la ansiedad escénica o las lesiones musculares causadas por el uso de instrumentos musicales, según informaron hoy fuentes de esta centro sanitario.


Actores, músicos y cantantes serán sus principales beneficiarios
Así, esta especialidad nace con la vocación de servir de referencia para los artistas que "no encuentran una solución adecuada y específica" a sus necesidades ofreciendo "una visión, prevención y atención integral de los problemas médico-sanitarios de este gran colectivo". El hospital Quirón de Valencia se convierte de esta manera, en el primer centro de la Comunitat Valenciana en implantar esta unidad dentro de sus especialidades, según las mismas fuentes.

Por ello se han creado tres departamentos que trabajan "estrechamente conectados" y con el resto de especialidades del hospital: el departamento de medicina psicosomática, el departamento de patología músculo-esquelética y el departamento de recuperación y reeducación motora y postural.

Estos problemas llevan algunas veces al abandono de la actividad profesional
El departamento de medicina psicosomática es el encargado de tratar la ansiedad escénica a la que se enfrentan músicos, cantantes, actores mediante técnicas y métodos eficaces para la gestión del estrés y el control de la ansiedad. Por su parte, el departamento de patología músculo-esquelética trata todas las lesiones del sistema músculo- esquelético que se producen por el uso principalmente de instrumentos musicales que pueden derivar en problemas crónicos de difícil tratamiento y que pueden obligar incluso al abandono de la actividad profesional.

Por último el departamento de recuperación y reeducación motora-postural se encarga de la rehabilitación analizando los defectos posturales y motores para corregirlos pero siempre con el propio instrumento para evitar que el paciente tenga que abandonar su práctica. De esta manera el enfermo adquiere unos conocimientos y hábitos posturales para evitar su patología y eliminar las probabilidades de su reproducción o el desarrollo de cualquier otra.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA