Un centenar de agentes se despliegan para "erradicar" el 'top manta' en Barcelona

Manteros refugiados este lunes en la estación de metro de Barceloneta.
Manteros refugiados este lunes en la estación de metro de Barceloneta.
CARLA MERCADER
Un centenar de agentes de la Guardia Urbana, los Mossos d'Esquadra y la Policía Portuaria, ha informado el teniente de alcaldía de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, se han desplegado la mañana de este lunes en varios puntos del centro de Barcelona para realizar un operativo contra la venta ambulante de 'top manta'.

En los andenes de la estación de metro de Barceloneta no era fácil la mañana de este lunes encontrar un hueco libre en los asientos. Los ocupaban decenas de manteros con sus sacos de mercancías, que se habían refugiado en el suburbano para huir de un dispositivo policial que les ha cogido por sorpresa. Lo protagonizan un centenar de agentes de la Guàrdia Urbana, los Mossos d'Esquadra y la Policía Portuaria, que han formado un cordón policial que ha cubierto todo el frente marítimo de Barcelona y se ha alargado por la Rambla hasta el paseo de Gràcia, con el objetivo de evitar que estos vendedores ambulantes irregulares desarrollen su actividad habitual.

Poco antes del mediodía, el nuevo teniente de alcaldía de Prevención y Seguridad, Albert Batlle, ha explicado que no se trata de una actuación puntual, sino de una medida que se alargará "sine die" para "erradicar" el 'top manta' de la ciudad, y ha asegurado que se ha pedido colaboración a Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y a Renfe, pues las estaciones son la guarida habitual de los manteros cuando los agentes van a por ellos en la vía pública.

El dispositivo, que llega después de un mandato municipal en el que la venta ambulante irregular se ha multiplicado –se desconoce por cuánto porque no hay un censo oficial, pero las calles hablan– y tras una pelea a golpes y empujones este domingo en el Port Vell entre vendedores ilegales y turistas, apuesta por la vía de la "saturación". O lo que es lo mismo, ha contado Batlle, por disuadir a los manteros a base de una fuerte y constante "presión" policial. Estará en marcha a diario de las 9:30 a las 22 horas y contará con un número de agentes que "se irá modulando en función de las circunstancias".

"No esperamos milagros, y por ello es necesario mantener una atención continuada", ha apuntado el teniente de alcaldía, que ha confiado en acabar progresivamente con el fenómeno del 'top manta' a través de "elementos que convenzan" tanto a los vendedores ambulantes como a la ciudadanía, a la que ha llamado a no comprar sus artículos. "Su actividad altera las reglas de la libre competencia", ha dicho, y ha subrayado también que "Barcelona es la capital del comercio de proximidad" y los manteros lo perjudican.

Según el último informe de la patronal PimeComerç, el 'top manta' tiene un impacto negativo de más de 130 millones de euros en la ciudad, de los cuales 65 corresponden a pérdidas de las tiendas locales y 69 a pérdidas de la industria a causa de los productos falsificados que ofrecen los vendedores ambulantes, entre ellos bolsos, gafas de sol y zapatillas deportivas.

El estudio también señala que en la capital catalana hay unos 875 manteros y que cada uno le cuesta anualmente a la hacienda municipal alrededor de 1.400 euros, "lo que significa que cada año el Ayuntamiento de Barcelona deja de ingresar por el cobro de licencias más de 1,2 millones de euros".

Una exigencia de los afectados

El dispositivo contra los manteros se ha puesto en marcha después de que a principios de este mes la Plataforma de Afectados por el Top Manta exigiera a la alcaldesa, Ada Colau, "la adopción urgente de medidas antes del 31 de julio".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento