El rey no iniciará "por el momento" nuevas consultas con los partidos tras la investidura fallida de Pedro Sánchez.

Esta decisión del rey ha sido hecha pública en un comunicado de la casa real difundido tras la reunión que el jefe del Estado ha mantenido en el Palacio de la Zarzuela con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y en la que esta le ha comunicado oficialmente la investidura fallida de Pedro Sánchez.

Al no haber conseguido la mayoría suficiente, la candidatura de Sánchez decae y el rey debía decidir si inicia en breve una nueva ronda de consultas con los representantes de los partidos o si les da un tiempo antes de mantener esos contactos.

Esta última es la opción es la que finalmente se ha impuesto.

En función del artículo 99 de la Constitución, hay dos meses de plazo desde la primera votación fallida de la investidura (en este caso la celebrada el pasado martes, 23 de julio) para intentar que un candidato consiga la confianza mayoritaria del Congreso.

Por tanto, si nadie hubiera obtenido su investidura el 23 de septiembre, se convocarían nuevas elecciones generales que se celebrarían el 10 de noviembre.