València apuesta por el peatón y la bici en el centro frente al modelo de Madrid
València apuesta por el peatón y la bici en el centro frente al modelo de Madrid 20MINUTOS.ES

La movilidad en el centro de València no pasa por un modelo como el de Madrid Central, de veto al acceso del vehículo privado en una zona acotada, ni por los peajes de entrada que propone la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, sino por la paulatina extensión de las peatonalizaciones y de los modos de transporte alternativos (bicis y patinetes, entre otros) unida a la potenciación del transporte público.

Se trata de un reparto del espacio público que hace cada vez más complicado desplazarse en coche privado al centro de la ciudad, principalmente desde la ronda interior hacia el corazón de Ciutat Vella, al tiempo que se dispone de otros itinerarios y modos de movilidad que hasta hace pocos años ni se contemplaban. Consiste, en definitiva, en desincentivar los desplazamientos en vehículo privado, sobre todo al centro, ofreciendo alternativas.

Este plan, que comenzó a aplicarse con mayor intensidad hace cuatro años, con la llegada al poder en el Ayuntamiento del Govern de La Nau, y en concreto del concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi (que repetirá otros cuatro años) tiene su origen, no obstante, en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) aprobado por el PP en 2013, e incluso años antes, cuando comenzaron a llevarse a cabo diferentes peatonalizaciones de calles del centro de València.

Ahora, con la constitución del nuevo Gobierno local de coalición entre Compromís y el PSPV-PSOE para el actual mandato, el Ejecutivo liderado por Joan Ribó incidirá en esta línea, tal y como figura en dos de los puntos del Acord del Rialto firmado por el propio alcalde y la portavoz socialista y vicealcaldesa, Sandra Gómez.

Así, en su punto 28, el documento habla de potenciar "la transición a una movilidad más sostenible mediante el impulso y protección de los recorridos peatonales a través de grandes ejes, la ejecución de actuaciones previstas en València ciudad 30, el impulso a los vehículos eléctricos y compartidos, el plan director de la bici y la mejora del transporte público aumentando las líneas de la EMT, su conexión y eficiencia".

A este apartado se une el número 18, que anuncia la reurbanización de las plazas de Brujas, Mercado, Reina, Ayuntamiento y San Agustín "para ganar espacio público para las personas", una iniciativa que se extenderá "a los centros históricos y plazas de los barrios de València y sus pueblos".

"Tenemos una situación un  poco diferente, porque desde el mandato anterior se han puesto en marcha proyectos", explicaba esta semana pasada el concejal Grezzi en una entrevista en la Cadena Ser en referencia a las peatonalizaciones de plazas del centro y a las actuaciones en la plaza del Mercado y en el centro histórico.

Según Grezzi, los niveles de contaminación se acercan a los de Madrid, pero aún no llegan. "Tenemos que resolver el tema metropolitano, porque a València entran 200.000 vehículos cada día", sostiene, para lo que reclama mayores recursos de financiación. "No hace falta copiar otras experiencias que pueden ser interesantes, pero nosotros ya hemos hecho la labor para reducir el tráfico en el centro de la ciudad y hemos ofrecido alternativas. Por eso ha crecido el uso de la bici y de los patinetes y del transporte público", añade.

Caída del tráfico y explosión de la bici en el centro

Este descenso del tráfico en el centro se observa especialmente en calles como la de Colón. En junio de 2016 registraba una intensidad media diaria de 26.387 coches a la altura del cruce con Ruzafa; tres años después, el pasado mes de julio, era de 18.278, es decir, un 30% menos. Esta caída, que se ha agudizado desde la apertura del anillo ciclista de la ronda interior, se da en mayor o menor medida en otras calles como Pintor Sorolla, Guillem de Castro o la avenida del Oeste. En paralelo, se mantiene la intensidad del tráfico en las grandes vías y aumenta ligeramente en las rondas de circunvalación más exteriores.

En el mismo periodo, el uso de la bici y los patinetes ha crecido de forma exponencial por el tirón del anillo ciclista, que bate récords desde su apertura. Si en 2017 registraba una media de 2.000 usuarios en sus tramos, en 2018 superó los 3.000 y este año rebasa los 5.000 en sus tramos más concurridos.

Por otro lado, la entrada en vigor de la nueva ordenanza de movilidad el pasado mes de junio supuso la reducción de la velocidad máxima permitida a 30 kilómetros por hora en el 64% de las calles de València, que son aquellas con un carril por sentido y las de Ciutat Vella.

Nuevos ejes ciclistas en septiembre

La Junta de Gobierno local aprobó el pasado 12 de julio la construcción de cuatro nuevos ejes ciclistas en València que previsiblemente se empezarán a ejecutar en septiembre. Se trata de carriles bici diseñados en el marco de los presupuestos participativos, con una inversión total de 1,2 millones de euros. El primero se ubicará en las grandes vías Fernando el Católico y Ramón y Cajal y el segundo en la avenida Primado Reig. Los dos restantes corresponden a las avenidas del Puerto (en su tramo final) e Instituto Obrero.

Consulta aquí más noticias de València.