El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, volverá a intentar ser investido antes de que el 23 de septiembre termine el plazo en el que se convocarán las elecciones automáticamente. En una entrevista en Telecinco horas después de no superar la votación en el Congreso, ha afirmado que volverá a ponerse en contacto con los líderes de las principales fuerzas políticas -el PP, Ciudadanos y Unidas Podemos- para intentar "desbloquear" la situación con el objetivo de que "España no se vea abocada a elecciones". No obstante, previsiblemente no será ya en forma de coalición con los de Pablo Iglesias, porque en los últimos días ha quedado demostrado que "no ha funcionado".

Sánchez ha dicho sentirse "frustrado" en lo personal por no haber podido conseguir ser investido este jueves, pero ha asegurado que "no hay que tirar la toalla". Por eso, a partir de ahora, "las cuatro fuerzas políticas tenemos que reflexionar cómo desbloquear la situación y encontrar otros caminos que permitan no concluir el próximo 10 de noviembre en unas nuevas elecciones que no se merecen los españoles".

Sin concretar más los plazos que baraja a partir de ahora para ser investido antes de la fecha límite del 23 de septiembre, Sánchez ha dicho que va a trabajar "desde ya" para "desbloquear la situación". En este punto, ha tendido la mano casi por igual al PP y a Unidas Podemos, en ambos casos fuera de su Gobierno, y no tanto con Ciudadanos, porque con Albert Rivera, ha dicho, las relaciones son "inexistentes". Sin embargo, igual que ha confiando en encontrar "coincidencias" con Unidas Podemos en "políticas sociales", también se ha mostrado "dispuesto a estudiar" los pactos de Estado que le ha ofrecido Pablo Casado.

Tremendo error de Iglesias

La investidura ha fracasado este jueves después de que Sánchez y Pablo Iglesias no lograran llegar a un acuerdo para un gobierno de coalición que, según sus palabras de este jueves por la noche, el presidente en funciones no volverá a buscar con Unidas Podemos. Sánchez ha insistido en que sus conversaciones a partir de ahora se abrirá a PP, Ciudadanos y Unidas Podemos. Sobre las negociaciones recién fracasadas, ha admitido que "hay que reconocer que no ha funcionado" pero ha insistido en que eso no significa que "tire la toalla" y que España tenga que estar "abocada a elecciones".

Sobre lo que ha ocurrido este jueves en el Congreso, Sánchez ha repetido varias veces que "el señor Iglesias se ha equivocado" y también que no entiende "la razón" por la que el líder de Podemos al final ha optado por impedir la investidura algo que, ha señalado, ha ocurrido por segunda vez. En este sentido, ha confesado que su sensación al escuchar la oferta in extremis que Iglesias le ha lanzado desde la tribuna -renunciar al Ministerio de Trabajo a cambio de hacerse cargo de las políticas activas de empleo- ha sido de "incredulidad".

"Creo que [Iglesias] se ha equivocado tremendamente hoy", ha insistido el presidente en funciones, que como en el Congreso esta mañana a señalado que su oferta era "responsable y respetuosa con Unidas Podemos". "Yo había ofrecido un gobierno de coalición, cohesionado, pero no puedo permitir que haya dos gobiernos" en uno, ha dicho sobre las pretensiones de Iglesias.