Marmitako
Marmitako  EMMA GARCÍA

En plena temporada de bonito, pocos platos hay más veraniegos -al menos en el Cantábrico- que un marmitako. Este humilde guiso marinero a base de patatas y bonito debe su nombre al recipiente (marmita) y, como ocurre con muchas recetas populares, tiene tantas versiones como casas y pueblos en los que se prepara.

Los hay con o sin pimiento choricero -para nosotros indispensable-, con o sin zanahoria en el refrito, y los que lo prefieren más denso o algo más caldoso. Incluso si no encontramos bonito, hay quienes lo preparan con atún. En todos los casos se trata de un plato sencillo de hacer y que demuestra que las recetas de cuchara también funcionan en verano.

Así que corriendo a la pescadería a comprar un buen bonito del norte -que además este año está a un precio estupendo-, a pelar unas patatas, rescatar la cazuela del fondo del armario y a cocinar. Y, ahora que no nos escucha nadie, si estamos perezosos, el puré de pimientos choriceros que ya venden listo en muchos supermercados también funciona perfectamente y nos ahorrará algo de trabajo.

Ingredientes

  • 450 gr. de bonito
  • 400 gr. de patatas
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento choricero
  • 1 cebolla o cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro
  • 2 tomates secos en aceite
  • 100 ml. de vino blanco o brandy
  • 5 gr. de pimentón dulce
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta
  • 1 l. de caldo de pescado

Preparación

  1. Rehidratamos el pimiento choricero cubriéndolo con agua hirviendodurante 45 minutos. Lavamos y troceamos el pimiento verde y el tomate natural, pelamos la cebolla y la picamos. Echamos aceite de oliva virgen extra en una cazuela y salteamos los ajos pelados y laminados o picados. Añadimos el pimiento y la cebolla o cebolleta. Rehogamos hasta que la cebolla empiece a transparentar. En este punto incorporamos el pimiento y rehogamos hasta que este blandito.

  2. Agregamos el tomate natural, picamos los tomates secos y los añadimospicados también al sofrito. Rehogamos unos 10 minutos hasta que todo esté bien pochado. Salpimentamos, removemos y reservamos.

  3. Pelamos y lavamos las patatas, las cascamos en pedazos medianos y las echamos a la cazuela. Añadimos el pimentón dulce, la carne del pimiento choricero y la guindilla, añadimos el vino y removeos unos minutos. Agregamos el caldo de pescado. Dejamos cocinando a fuego medio durante 45 minutos.
    Cortamos el bonito en dados y lo salpimentamos. Reservamos.

  4. Nos aseguramos de que las patatas han quedado tiernas, y si el caldo es muy líquido podemos aplastar algunas patatas para espesarlo. Corregimos de sal.
    Cuando las patatas estén en su punto, añadimos los dados de bonito, apagamos el fuego y tapamos la cazuela. Si los trozos de bonito son pequeños se cocinarán solo con el calor residual en unos 5 minutos.