Un trozo de la historia industrial de Cádiz
La fábrica de puros, con más de trescientos años de historia en la ciudad, ya desapareció con el ERE de 2005. M. V. M.V.

La antigua Tabacalera se muere en Cádiz. Tras el zarpazo que supuso el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) aplicado por Altadis en 2005, que acabó con lafábrica de puros Farias, con más de trescientos años de historia en la ciudad, los trabajadores de la planta de ligas se sienten amenazados por los nuevos reajustes de plantilla anunciados para toda la empresa por el equipo de Gareth Davis, consejero delegado de Imperial Tobacco, la nueva propietaria británica de la tabaquera.

Después de cinco EREs, la planta de Cádiz ha pasado en dos décadas de 1.216 trabajadores a 300

Los sindicatos aseguran que la concreción del reajuste anunciado se conocerá de manera inminente, el próximo mes de mayo o a más tardar en junio, y los cerca de doscientos trabajadores de la fábrica de ligas de Cádiz se temen muy mucho que van a estar todos en la odiada lista. La capital gaditana, otrora emporio de la producción tabaquera, podría quedarse simplemente con Logista, que no ocupa a más de cien trabajadores, en funcionamiento.

Ha sido una sangría constante de puestos de trabajo desde 1990. Cuando tomó la dirección del centro de Cádiz Manuel Carmelo Checa, trabajaban en la tabaquera 1.216 gaditanos y gaditanas. Dieciocho años después no quedan más de trescientos, las dos terceras partes de los cuales también podrían ir al paro si se confirma el cierre de la fábrica de ligas.

La plantilla de la antigua Tabacalera ha padecido cinco EREs en todo este periodo. En 1993, en 1995, en 1998, en 2000-02, y en 2005-06. Con gobiernos del Partido Socialista y con gobiernos del Partido Popular.

Si se cumplen todas las recomendaciones del informe encargado por la tabaquera en la década de los noventa al BBVA, en el binomio 2010-12 habrá culminado todo el temido proceso de reajuste y poco quedará en Cádiz de su fábrica de tabaco, emblema durante décadas, junto con los astilleros, de la producción industrial en la zona. La OPA de Imperial Tobacco no vendría sino a catapultar esta muerte anunciada, considerando la multinacional de origen británico que se encuentra sobredimensionada con 31 centros propios más otros 27 adicionales que le han llegado con la compra de Altadis en diferentes países del mundo.

"Sólo van a consolidar los centros con tecnología avanzada, y aquí ha habido durante años un continuo proceso de desinversión", expresó con preocupación el portavoz de la Asociación de Trabajadores Tabaqueros (ATT), Andrés Butrón.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁDIZ.