Atentado en Kabul
Un niño permanece en su antigua habitación, destrozada en un ataque suicida contra las oficinas de Amrullah Saleh, compañero de candidatura del presidente afgano, Ashraf Ghani, en Kabul (Afganistán). HEDAYATULLAH AMID / EFE

Las autoridades afganas informaron este lunes de que el número de muertos en el ataque de este domingo contra las oficinas del compañero de candidatura del presidente afgano, Ashraf Ghani, en Kabul, aumentó a 24 —entre ellos los cuatro atacantes—, mientras que el de heridos se situó en 50.

"Como resultado del ataque 20 personas murieron y otras 50 resultaron heridas", dijo a Efe el portavoz del Ministerio del Interior, Nasrat Rahimi. Entre los muertos se hallan 16 civiles y cuatro miembros de las fuerzas de seguridad.

Los cuatro atacantes también murieron en el asalto a las oficinas del partido del exjefe de Inteligencia Amrullah Saleh y candidato a vicepresidente de Ghani para las elecciones generales del 28 de septiembre.

Las fuerzas de seguridad rescataron a 150 personas que quedaron atrapadas en el edificio durante el asalto.

El ataque comenzó en torno a las 16.30 hora local (12.00 GMT) del domingo con la explosión de un coche bomba suicida en las inmediaciones de las oficinas, tras la cual tres atacantes irrumpieron en el edifico, en el que se atrincheraron hasta cerca de la medianoche.

Las fuerzas especiales lanzaron una operación para "limpiar" el edificio de cuatro plantas que se prolongó durante seis horas.

Ghani afirmó que Saleh, que se encontraba en las oficinas, sobrevivió al ataque, y su partido mostró fotos del líder político en su vivienda.

"Mi hermano, hijo auténtico afgano y primer vicepresidente de mi equipo electoral, @AmrullahSaleh2, ha sobrevivido un ataque complejo llevado a cabo por los enemigos del Estado", afirmó Ghani en Twitter.

Inicio de la campaña electoral

El ataque se produce después de que el domingo comenzase la campaña para las elecciones presidenciales del 28 de septiembre, en las que Ghani busca renovar su mandato.

Las elecciones, las cuartas desde que cayó el régimen talibán en 2001, se celebran simultáneamente a las conversaciones de paz entre Estados Unidos y los insurgentes.

El Gobierno afgano anuncio el sábado la celebración en dos semanas de conversaciones con los talibán, que el domingo afirmaron que negociarán con Kabul una vez que alcancen un acuerdo con Estados Unidos para la retirada de sus tropas.

A pesar de las conversaciones, la violencia continúa en todo el país con constantes ataques, y la semana pasada se produjeron al menos cinco atentados en la capital afgana, con 34 muertos.