Así, de los 450 jóvenes que se inscribieron en los cursos, 348 han finalizado con éxito el itinerario formativo. De estos, un total de 255 han conseguido un contrato de trabajo. Todos ellos tenían que estar registrados en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil.

El concejal responsable del IMFE, Luis Verde, ha explicado que "este programa se ha materializado en un servicio integral destinado a mejorar las condiciones de empeabilidad de personas de 16 a 30 años a través de acciones formativas, que han incluido prácticas en empresas" y ha añadido que "el alumnado ha estado acompañado de una tutorización individualizada durante el todo el proceso, lo que ha posibilitado la mejora de las oportunidades de inserción del alumnado en los cursos".

De igual modo, han detallado que han sido 30 los cursos de formación impartidos, tras lo que los que los jóvenes han obtenido un certificado de profesionalidad, además de facilitarle un acercamiento al mercado laboral real de la ciudad a través de prácticas profesionales no laborales en empresas malagueñas.

El Ayuntamiento de Málaga ha destinado 2.327.004 euros a mejorar la empleabilidad de 405 jóvenes a través de este servicio integral que incluye acciones formativas, prácticas integradas en itinerarios de inserción y la tutorización y orientación individualizadas.

El proyecto Adriza-T se aprobó a través de una resolución de la Dirección General de Relaciones con las Comunidades Autónomas y entes Locales del Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, por la que se resolvió la convocatoria de 2017 de ayudas del Fondo Social Europeo, previstas en el Programa Operativo de Empleo Juvenil, destinadas a la integración sostenible de personas jóvenes en el mercado de trabajo, en el contexto del Sistema Nacional de Garantía Juvenil.

La aportación del Fondo Social Europeo ha ascendido a 2.138.284 euros y la del Ayuntamiento a 188.720 euros. Este proyecto ha obtenido una financiación del 100 por ciento del presupuesto solicitado, siendo el ayuntamiento español que mayor financiación ha obtenido y sólo superado por las Diputaciones Provinciales de Toledo, Granada o Sevilla.

Esta acción está basada en la mejora de la ocupabilidad de los jóvenes malagueños. Para ello se han diseñado por parte del IMFE cursos de formación en las especialidades más demandadas por el mercado de trabajo, basándose en un estudio de necesidades formativas. Entre los sectores profesionales incluidos en el proyecto se encontraban el turismo, la restauración, las nuevas tecnologías, la atención sociosanitaria o la gestión medio ambiental.

Además, junto a las acciones formativas, se han articulado una serie de servicios complementarios que incluyen la orientación laboral o el acompañamiento de los jóvenes y que se utilizan como herramientas para poder alcanzar los objetivos de empleabilidad.

Se han completado con módulos de formación transversal. En el proyecto desarrollado en Málaga se ha optado por módulos de formación en inglés, actualización en nuevas tecnologías de la información y comunicación, prevención de riesgos laborales y obtención del carnet de manipulador de alimentos. Asimismo, se creó un equipo técnico integrado por 24 profesionales, en el que habrá orientadores, formadores y prosectores del mercado de trabajo.

Consulta aquí más noticias de Málaga.