No son optimistas. Kiko Matamoros ha revelado a la revista Lecturas una de las confesiones más duras y desgarradoras que se le recuerdan, pues sus palabras no tiene ningún barniz: "Me han detectado varios tumores en la vejiga, los cinco primeros días de agosto me tienen que operar de urgencia. Estoy mentalizado para lo que pueda pasar".

El colaborador de Telecinco, que hace poco declaró que debido a unos glaucomas se estaba quedando ciego, no ha rehuído ninguna cuestión y ha hablado largo y tendido de cómo se siente, de cómo afecta esto a su relación con su novia, la modelo Marta López, quien no quiere separarse de él en todo el proceso, y de por qué, aún con todo y para ciertas cosas, ha desoído a los profesionales.

"Un día, hace un mes, me desperté de madrugada en medio de un charco de sangre y me levanté con ganas de orinar y, horrible, todo sangre, con coágulos... Aguanté el chaparrón como pude", confiesa sobre los síntomas iniciales que le dieron la voz de alarma.

Una vez en el hospital, le confirmaron que tenía "una hemorragia" que dificultaba sumamente el análisis y diagnóstico. "Intentaron hacerme un análisis de orina, pero fue imposible porque lo que había era sangre", confiesa.

Los doctores convinieron entonces realizarle al periodista (que en unos días, cuando ha de pasar por quirófano precisamente, vivirá su particular aniversario de la ruptura con Makoke) "una ecografía de los riñones" y en ella observaron que tenía la vejiga "llena de sangre y coágulos".

Kiko Matamoros sabe a lo que se enfrenta y no lo matiza. Las probabilidades oscilan y fluctúan día a día: "Me pongo en lo peor. Los médicos no son muy optimistas".

Ver esta publicación en Instagram

La entrevista más dura 😔 Kiko Matamoros debe ser operado de urgencia 💪🏻 Todos los detalles, como siempre, en tu kiosco. ¡Te esperamos!

Una publicación compartida de Lecturas (@revistalecturas) el23 Jul, 2019 a las 10:39 PDT

De hecho, de no ser por su savoir faire todo el mundo podría haberlo descubierto en plató. "Una tarde, mientras estaba en la tele, llevaba un vaquero y vi que se empezaba a empapar de sangre", comenta antes de asegurar que lo resolvió sin que lo notaran, ni en directo, sus compañeros del programa.

La relación con sus hijos

Por ahora, se lo ha contado a Laura y Ana Matamoros, pero no al resto de sus hijos, como Diego, con el que aún mantiene una tensa relación ("Diego fue a televisión a contar que yo me había inventado que fui a Urgencias para no ir de viaje con mi hija Laura, con la ilusión que me hacía", lanza), o Lucía e Irene, todavía distanciadas de él, y que todos ellos lo descubrirán a partir de la entrevista.

"Me acordé de mis otros hijos, pero si no te han llamado cuando has tenido un ingreso, no se han interesado, para qué les voy a contar ahora nada", se ratifica en sus ideas Matamoros.

Esto le da pie a afirmar que él lo intenta llevar con normalidad y esperanza, asegurando que no ha llorado, pero que la reacción de Ana, la más pequeña de sus hijas y fruto de su matrimonio con Makoke. "Me emocioné al hablarlo con Ana. Está muy preocupada", rememora.

De su expareja, además, no tiene un buen recuerdo. "Le pedía a mi hija Ana que no le dijera nada a Makoke y supongo que lo ha cumplido", afirma, a la par que reconoce que su relación con Makoke "no está bien".

Su relación, más fuerte

"Con ella me he llevado una decepción enorme", desvela sin ningún reparo, "nunca pensé que pudiera llegar a ser tan manipuladora y deshonesta". Aunque, obviamente, la primera en saberlo fue su pareja, Marta López: "Ella fue la primera a quien se lo comuniqué. Me agobié, porque vaya marrón le ha caído a la pobre".

En este momento es cuando la modelo, 40 años menor que Matamoros, aprovecha para declarar que ella será de alguna forma su fortaleza, brindándole todo su apoyo y cariño durante el proceso. "Voy a estar a su lado y él lo sabe", asevera.

Ver esta publicación en Instagram

¿Todavía no has visto nuestra portada de hoy? 😱 No te pierdas las exclusivas de las que todo el mundo habla 😏 ¡Solo en #Lecturas!

Una publicación compartida de Lecturas (@revistalecturas) el24 Jul, 2019 a las 3:27 PDT

"Marta y yo nos llevamos 40 años y tendremos que separar nuestros caminos dentro de no mucho, pero mi relación con ella es un regalo que me ha dado la vida", cuenta Kiko.

"Creo que nos damos fuerza. Si estás con una persona depresiva, os vais los dos al fondo del mar", puntualiza para piropear a su pareja y, a su vez, dedicarle una pulla a su ex.

De hecho, ambos, Marta y él, desaconsejados por los médicos, desoyeron sus palabras y continuaron con el viaje que tenían previsto a Colombia. "Lo he disfrutado al máximo", dice el colaborador, sabedor de lo que le queda por pasar.

Por ello, sí que sabe que debe hacerle caso a los doctores a partir de ahora. Y que debe dejar de fumar cuanto antes. "Estoy fumando mis últimos paquetes. Es para lo que menos estoy mentalizado", declara.