Ola de calor
Una señora se refresca en el parque madrileño Santander, debido a las altas temperaturas de una ola de calor. JORGE PARÍS

El calor intenso, que desde el fin de semana afecta con fuerza a numerosas zonas del país, comienza a ceder, aunque todavía 11 provincias de 8 comunidades mantienen el aviso naranja por valores de hasta 40 grados, informa la Agencia Estatal de Meteorología(Aemet) en su web.

Aragón tiene alerta naranja (riesgo importante) en toda la comunidad por máximas que oscilarán entre los 39 y 40 grados en puntos del sur de Huesca, en el Bajo Aragón, en la Ibérica zaragozana, Cinco Villas y en la Ribera del Ebro.

En la comunidades de Navarra y La Rioja persiste el aviso naranja por registros entre los 39 y 40 grados en áreas del centro de Navarra y en el valle del Ebro respectivamente.

Andalucía mantiene el aviso naranja en Córdoba y Jaén por máximas de 40 grados en la campiña cordobesa y en Sierra Morena, Condado y en el Valle del Guadalquivir; Almería, Granada y Sevilla siguen con alerta amarilla (riesgo) por valores entre los 37 y 38 grados.

En Castilla-La Mancha, sólo Toledo continúa con alerta naranja -el resto de provincias están con aviso amarillo- por temperaturas de 40 grados en el valle del Tajo; Castilla y León tiene alerta naranja en Ávila por valores de 39 grados en la zona sur, mientras que el resto de provincias -salvo León- continúan en amarillo.

Cataluña ha activado el aviso naranja en la provincia de Lleida por registros de 37 grados en el Pirineo, y en el resto de la comunidad hay aviso amarillo por máximas entre los 35 y 37 grados.

Extremadura mantiene el aviso naranja en Cáceres por calor intenso que alcanzara los 40 grados en zonas del Tajo y Alagón, mientras que en Badajoz hay alerta amarilla por temperaturas de 39 grados en la Siberia extremeña y en las Vegas del Guadiana.

El País Vasco, la Comunidad de Madrid, las Baleares, Cantabria y la provincia de Valencia (Comunidad valenciana) están en alerta amarilla por valores entre los 35 y 37 grados.

La Aemet avisa de que con la alerta naranja hay riesgo de fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales, y con la amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.