Yeray, en 'First dates'.
Yeray, en 'First dates'. MEDIASET

Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas. Y es lo que le pasó a Yeray este martes en su segunda visita a First dates, que volvió a fracasar en su intento de buscar el amor, sobre todo al afirmar que "Soy un narcisista redomado, vivo encantado de conocerme y enamorado de mí mismo, intento disfrutar de la vida y hacer disfrutar a los demás".

El valenciano acudió a su cita vestido con una americana, pero sin camisa, algo que no pudo pasar por alto su cita, Nerea: "Me gusta tu chaqueta, pero echo en falta una camisa", le dijo.

Yeray afirmó que "el narcisismo se podría definir como la ausencia absoluta de complejos, ¿Y acaso eso no es deseable para cualquier ser humano y ciudadano del mundo? Lo recomiendo absolutamente". Y explicó que el reto de su pareja en el programa debía ser "que consiga desenamorarme de mí mismo, y me enamore de ella".

Por su parte, la joven procedente de Cartagena reconoció que para que un chico consiguiera llegar a su corazón debía "tener buen físico, ser apuesto, que huela muy bien y ser dinámico".

La dependienta intentó romper el hielo en la cena preguntándole si Yeray se consideraba "príncipe" o "princeso" y él respondió que el segundo término le parecía "choni, como si lo hubiera escuchado en alguna canción de reggaetón o de trap. Me decanto más por el término príncipe". Además, añadió diciendo que "a Nerea no la veo choni, pero tampoco es la quinta esencia de la elegancia".

Pero uno de los momentos tensos de la cena se vivió cuando Nerea alabó el léxico de Yeary, pero el extorero no se lo tomó muy bien porque pensaba que le estaba tomando el pelo, entonces la cartagenera le dijo: "Estoy intentando suavizar la cita antes de que salga mi humor de verdad, me estás cabreando".

Al terminar la cita, Nerea se dirigió a las camareras para comentar: "Qué personaje, ¿De dónde habéis sacado a esta persona?", mientras le pedía un abrazo a Lidia Torrent. Y en la decisión final, la joven le dijo a Yeray que "estoy muy disgustada porque venía con mucha ilusión y ganas de conocer a alguien especial". Y añadió: "Especial, eres, pero no estoy contenta contigo".

Y las esperanzas del valenciano por encontrar a esa chica que logre que desenamore de sí mismo volvieron a frustrarse en su segunda cita en el restaurante de Cuatro.