Tranvía del Trambesòs en la estación de Sant Adrià, Barcelona.
Tranvía del Trambesòs en la estación de Sant Adrià, Barcelona. EUROPA PRESS - Archivo

Luz verde a la unión del TramBaix y el TramBesòs por la Diagonal, un proyecto que se remonta al año 2007 y que es una de las peores pesadillas de los alcaldes de Barcelona, en ese año le costó el cargo al socialista Jordi Hereu.

Transcurridos doce años, este martes se ha dado un paso decisivo con la publicación en el Diario Oficial de la Generalitat de que el Comité Ejecutivo de la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) acordó el pasado 27 de junio "aprobar definitivamente el estudio informativo" de la unión de los dos tranvías.

La aprobación de este estudio era imprescindible para iniciar los trabajos, y a partir del mes de septiembre el Ayuntamiento de Barcelona y la ATM crearán grupos de trabajo para "concretar los detalles técnicos del proyecto y poder hacer realidad la conexión" de las dos líneas de tranvía. Unos trabajos que, aunque por el momento no hay ni presupuestos ni fecha de inicio, el gobierno de Ada Colau, quería que comenzaran en 2020.

La noticia la ha avanzado y la ha celebrado en redes sociales el que fuera responsable del proyecto de conexión del tranvía en el anterior mandato municipal, Pere Macías: "Dos años de trabajo intenso de mucha gente, finalmente ha dado sus frutos". Macías ha avanzado que «ahora toca gestionar los proyectos y comenzar la primera fase de las obras desde la plaza de las Glòries hasta la estación de Verdaguer».

Por su parte, la teniente de alcalde de Movilidad de Barcelona, Janet Sanz, celebró en un mensaje en su cuenta de Twitter que la conexión por la avenida Diagonal avance: "Este mandato debe ser el del tranvía". Y ha asegurado que "la conexión del tranvía por la Diagonal sigue avanzando. Este mandato debe ser el del tranvía. Más transporte público para mejorar la movilidad y reducir la contaminación".

La ATM dio luz verde al estudio informativo del proyecto después que el pasado mes de enero el pleno del Ayuntamiento lo desencallara, fue el segundo intento de Colau, con los votos favorables de BComú, ERC, PSC, CUP y de los concejales no adscritos Gerard Ardanuy y Joan Josep Puigcorbé.

El gobierno de Colau esgrimió entonces el "amplio apoyo por parte de los vecinos" a la unión, en referencia al Barómetro del Ayuntamiento, que antes del plenario preguntó específicamente sobre el asunto y reveló que el 62,9% los barceloneses eran partidarios de la unión por la Diagonal.

La medida aprobada en el pleno comunicaba formalmente a la ATM y a la Generalitat que el mejor recorrido para conectar la red de tranvía es por la Diagonal y en superficie, iniciando la actuación en el tramo de Glòries a Verdaguer.

También comunicó a la Generalitat la voluntad del Ayuntamiento de establecer un nuevo convenio de colaboración y los mecanismos de coordinación interadministrativa y de financiación necesarios para adaptar las tarifas técnicas para que "la inversión pública no revierta en beneficios privados".

El pleno aprobó también que Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) será responsable de la gestión y la explotación del servicio, y el Ayuntamiento elaborará un estudio sobre el impacto de la conexión sobre TMB y un proyecto de renovación urbana y dinamización de la Diagonal.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.