La dermatóloga revisa quemaduras solares en la piel
La dermatóloga revisa quemaduras solares en la piel CLÍNICA DERMATOLÓGICA CANARIAS

"Muchas personas asumen como normal el hecho de quemarse al sol. Sin embargo, toda quemadura solar produce un daño permanente en la piel y, de hecho, el bronceado es el resultado de la defensa de la piel a un exceso de radiación solar", resaltó durante la presentación de una Guía para la Prevención y el Tratamiento de las Quemaduras Solares.

Aguayo expuso que en España hay unos 4.000 casos de melanoma al año y más de 74.000 de cáncer cutáneo no melanoma, cifras que afirmó "se han duplicado en los últimos 30 años y que continuarán haciéndolo si no se implementan unos hábitos de fotoprotección adecuados" al tiempo que se revisa periódicamente la piel.

La doctora indicó que si bien la luz solar "es importante", pudiendo aportar "muchos beneficios" para la salud, la exposición prolongada al sol "sin ningún tipo de protección puede tener graves" consecuencias, según informó la Clínica Canarias Dermatología en nota de prensa que ha lanzado la citada guía con el fin de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de estos hábitos de fotoprotección.

La doctora explicó que "cada quemadura acumula daños en la piel, acelerando el envejecimiento y produciendo lesiones benignas y la mayoría de las formas de cáncer de piel", para añadir que la facilidad con la que una persona sufre una quemadura solar depende del tipo de piel, la edad, el ángulo con el que impacta la luz solar, la época del año, el lugar geográfico, altitud o la hora del día, entre otros factores.

Así, Paula Aguayo indicó que se entiende por quemadura solar el "enrojecimiento de la piel que ocurre después de exponerse al sol o a otro tipo de luz ultravioleta", de tal forma que los síntomas de una quemadura solar y que suelen aparecer tras pasar un "exceso" de tiempo al sol se centran en tener la "piel enrojecida, caliente, sensible e incluso dolorosa", matizando que esto es ya una quemadura de primer grado, que "es la más frecuente y cuyos síntomas se inician a las pocas horas y aumentan de intensidad hasta las 24-48 horas".

Otro de los síntomas es la descamación (pelado) de la zona quemada a los cuatro ó cinco días de la exposición solar; la aparición de ampollas si la quemadura solar ha sido muy intensa; pudiendo aparecer en casos extremos dolor de cabeza, debilidad, malestar general, náuseas, vómito, somnolencia o deshidratación.

Así ante una quemadura solar, se aconseja no seguir tomando el sol; utilizar ropa suelta, de colores claros y que cubra lo más posible; usar protección solar eficaz varias veces al día aunque ya se haya quemado; aplicarse alguna loción hidratante-calmante salvo que existan ampollas u otras complicaciones; si se siente dolor, se puede tomar un analgésico, y si aún así no se calma o es muy intenso, puede que necesites un antiinflamatorio.

Además se aconseja beber más liquido de lo habitual; evitar beber alcohol; consultar al médico o dermatólogo si aparecen ampollas, infección, dolor intenso; o acudir a un servicio de Urgencias si teniendo una quemadura solar sientes náuseas, malestar general, mareo, dolor de cabeza intenso o confusión.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.