Christine Lagarde
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en una imagen de archivo. GTRES

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, la incertidumbre generada por el brexit y la tensiones que afectan al precio de la energía reducirán el crecimiento mundial en una décima este año, hasta el 3,2%, según el informe de perspectivas publicado este martes por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este nuevo informe del FMI rebaja en una décima sus proyecciones económicas globales no sólo para 2019 -respecto a las que realizó en abril-, sino también para 2020, cuando la economía mundial crecerá un 3,5%.

Este escenario de moderación del crecimiento, según el organismo multilateral, también está relacionado con el efecto que tienen las amenazas de sanciones por parte de EE UU a la cadena de producción tecnológica mundial.

Según los datos facilitados por el informe, hubo "sorpresas positivas" en las economías desarrolladas (EE UU, zona del euro, Japón, Reino Unido y Canadá, principalmente), ya que en su conjunto aumentaron en una décima sus previsiones para 2019, hasta el 1,9%, mientras que para 2020 se mantuvieron en el 1,7%.

Al tiempo, en los mercados emergentes y países en desarrollo se aprecia una "actividad menor de la esperada", lo que se traduce en una disminución de sus previsiones, que pasaron del 4,1% pronosticado en abril al 3,8% para este año, y del 4,7% al 4,6% en 2020.

Para EEUU, el Fondo prevé un crecimiento del 2,6% en 2019 (0,3 puntos mayor que en abril) y del 1,9% para 2020 (sin variaciones respecto al informe anterior).

En el caso de la zona del euro, la previsión del organismo se mantiene en el 1,3% por ciento en 2019, igual que su pronóstico de abril, en tanto que para 2020 la eleva al 1,6% (una décima más que en el informe anterior).

El organismo internacional resalta también los resultados "decepcionantes" para buena parte de los países emergentes en Asia y Latinoamérica.