Contaminación en Madrid
Imagen del skyline de Madrid en la que puede apreciarse la contaminación de la ciudad. EUROPA PRESS - Archivo

La calidad del aire en España ha registrado en 2018 "una ligera mejoría" en todos los contaminantes respecto al año anterior, aunque la situación ha empeorado a lo largo de 2019, sobre todo en lo relativo al dióxido de nitrógeno (NO2), ha informado este martes el Ministerio para la Transición Ecológica.

Pese a que los datos de 2019 todavía no han sido validados por las administraciones responsables, el año pasado, en términos generales, arrojó una ligera mejoría de todos los contaminantes legislados respecto a 2017, según el Informe de Transición Ecológica con los resultados de 2018 de la Calidad del Aire en España.

Sin embargo, esa mejoría fue menos significativa en los casos específicos de dióxido de nitrógeno (NO2), partículas en suspensión (PM10) y ozono troposférico (O3), muy nocivos para la salud y vinculados al tráfico rodado.

Mejoran los niveles de dióxido de nitrógeno

La situación de la calidad del aire en lo que se refiere al dióxido de nitrógeno (NO2) mejora ligeramente en 2018 respecto al ejercicio precedente, al disminuir el número de aglomeraciones urbanas que superan los valores legislados.

Para determinar el exceso de estas sustancias en el aire, la normativa distingue dos tipos de superaciones: valor límite horario (concentración de más de 200 µg/m3 durante una hora) y el valor límite anual (media de 40 µg/m3).

En 2018, el valor límite horario solo se sobrepasó en la ciudad de Madrid -al igual que en 2017-, con 33 superaciones de este nivel concentradas en la estación madrileña de la plaza Elíptica, la que peores registros arroja de acumulación de NO2.

Respecto al valor límite anual , se rebasó en cuatro zonas -tres menos que en 2017-: la ciudad de Madrid, el Corredor del Henares y las áreas metropolitanas de Barcelona y Granada, cuyas concentraciones medias anuales, en la peor estación de cada zona, fueron 55, 41, 54 y 46 µg/m3, respectivamente.

Menos partículas en suspensión y ozono troposférico

Por otro lado, solo la localidad jienense de Villanueva del Arzobispo, superó el límite diario de partículas en suspensión (PM10), frente a las cinco que rebasaron este tope en 2017.

En cuanto al límite anual, no se identificó ninguna localidad en 2018 que lo superara, mientras que en 2017 lo hizo Áviles.

El informe también subraya que en 2018 se siguieron registrando niveles elevados del ozono troposférico (O3) en zonas suburbanas o rurales, debido en gran medida a la alta insolación y a la emisión de compuestos orgánicos volátiles.

En este caso, se aprecia "un mínimo descenso" en el número de zonas que superan el valor objetivo para la protección de la salud respecto a 2017, que pasan de 36 a 35.