Los agentes la denunciaron por mantener al animal de compañía en un vehículo estacionado cuando la temperatura era tan alta, ha informado en un comunicado la Guardia Urbana.

La policía local recibió una llamada a las 15.55 de una mujer que contó que había visto un perro en el interior de un vehículo estacionado y había comprobado que llevaba unos 45 minutos y el animal estaba alterado debido a las altas temperaturas.

Los agentes comprobaron que en el interior de un turismo estacionado había un perro y, aunque que estaba a la sombra y con las ventanas un poco abiertas, la temperatura en la calle era superior a los 35 grados e intentaron localizar a la dueña.

La mujer se presentó en el lugar donde había aparcado el coche a las 16.50 horas, y fue entonces cuando los agentes de la Guardia Urbana presentaron la denuncia.

Consulta aquí más noticias de Lleida.