La presidenta de la Asociación d'Amics del Poble Sahrauí, Catalina Rosselló, ha recordado que el objetivo del programa, que este año cumple 40 años, es "librarse a los niños de las temperaturas altas del Sáhara durante el verano además de establecer un vínculo afectivo entre las familias".

"Quiero felicitar a las personas que os encargáis de hacer posible, año tras año, este programa. Enhorabuena también a todos los colaboradores que proporcionan la atención médica y de todo tipo que los niños necesitan", ha añadido el alcalde.

En este sentido, Hila ha agradecido de forma especial a las 22 familias acogedoras de los 23 niños y ha recordado que "el saharaui es un pueblo que históricamente ha sufrido el olvido internacional y, por eso, el Ayuntamiento tiene que ser solidario con él".

Por ello, las áreas municipales "también tienen que poner su granito de arena" para mejorar la estancia de los niños, por lo que la Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha facilitado tarjetas de autobús gratuitas y el Instituto Municipal del Deporte (IME) ha puesto a disposición plazas en las escuelas de verano de los polideportivos municipales.