Conferencia Mundial Científica sobre el VIH
La presidenta electa de la Sociedad Internacional del Sida (IAS), Adeeba Kamarulzaman, en la 10 Conferencia Mundial Científica sobre el VIH (IAS 2019), en Ciudad de México. Mario Guzmán / EFE

Seis lugares en el mundo han logrado grandes avances para erradicar el virus VIH y podrían ser un modelo en la lucha contra el sida, una enfermedad que afecta a casi 40 millones de personas en el mundo, revelaron este lunes especialistas.

Tailandia, Malawi, Rakai (Uganda), Sídney (Australia), Londres (Reino Unido) y San Francisco (EE UU) son los primeros países y ciudades a nivel global que han alcanzado el objetivo 90-90-90 planteado por Onusida para 2020, según un informe presentado durante la 10 Conferencia Mundial Científica sobre VIH (IAS 2019) en Ciudad de México, en la que participan expertos de 160 países.

De acuerdo con el documento Trasladando el progreso en éxito para acabar con la epidemia del Sida, estas ciudades han logrado o rebasado en algunos casos este programa, que establece un 90% de diagnósticos, un 90% de personas con VIH en tratamiento y un 90% con carga viral indetectable.

"Este informe muestra que terminar con el VIH no debe estar limitado a aspectos geográficos o demográficos", señaló Greg Millett, vicepresidente y director de políticas públicas de la Fundación Americana para la Investigación contra el Sida (amfAR).

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, afirmó que "ahora tenemos las herramientas y lo importante es ponerlas al alcance de todos".

Acceso gratuito a las pruebas

El documento resalta las acciones más importantes que han adoptado estas ciudades en los intentos de erradicar esta enfermedad, las cuales se basan principalmente en cuatro ejes.

Uno de ellos son las campañas de promoción y acceso a la prueba del VIH, especialmente entre los grupos más afectados.

Además de asegurar el acceso gratuito al tratamiento tras el diagnóstico, la ampliación de la prevención basada en evidencia como circuncisión masculina, profilaxis previa a la exposición (Prep) y reducción de daños.

Aunado a ello, sus políticas públicas de salud están basadas en los derechos humanos y apoyo social junto con programas para combatir el estigma y la discriminación.

Entre los lugares que han logrado estos objetivos está Malawi, un país con pocos recursos que ha logrado que hoy el 91% de las personas conozcan su estado y estén en tratamiento gracias a la innovación y la adopción temprana de medidas de prevención.

"Para eliminar el VIH a nivel mundial necesitamos no solo grandes herramientas de prevención, sino inversión estratégica y políticas públicas", dijo Adeeba Kamarulzaman, presidenta electa de la Sociedad Internacional del Sida (IAS).

De acuerdo con los especialistas, este informe será clave en la lucha contra la enfermedad, sobre todo para que sea tomado como un modelo para otras ciudades y países en cómo tener éxito.

Eficacia del Dolutegravir

En esta conferencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó un informe sobre la eficacia y seguridad del Dolutegravir, un medicamento antirretroviral que es más efectivo, fácil de tomar y con pocos efectos secundarios para los pacientes, incluidas las mujeres embarazadas y mujeres en edad reproductiva.

Hasta hace un año, el uso de este fármaco durante el embarazo solía generar dudas, ya que se pensaba que generaba defectos en el tubo neural de los fetos, además de defectos congénitos graves del cerebro y la columna vertebral.

Sin embargo, hoy se sabe que este medicamento combinado con otros antirretrovirales es seguro y por ello la Organizacion Mundial de la Salud (OMS) urgió la implementación de esta terapia en todos los países.

Meg Doherty, coordinadora de tratamiento y cuidado del departamento de VIH/Hepatitis y enfermedades sexualmente transmisibles en la OMS, dijo que ahora el gran reto será hacer accesible este tratamiento a toda la población.

En ese sentido, Deborah L. Birx, representante de Estados Unidos de la Diplomacia Global en Salud, señaló que en regiones como África, por ejemplo, unas 9 millones de personas requieren tratamiento pero la gran mayoría no tienen acceso al mismo.

"Tenemos que hacer un mejor trabajo en los grupos vulnerables. Los que toman decisiones tienen que garantizar el acceso al tratamiento", indicó.

Por su parte, Jacque Wambui, miembro del Consejo Consultivo de la Comunidad Africana (Afrocab), dijo que si bien los avances en tratamientos es un gran hito para la población en general y, en especial para las mujeres, "hay que garantizarles siempre el acceso al tratamiento".