Aparcamiento de la plaza Rafale Salgado
Aparcamiento de la plaza Rafale Salgado EUROPA PRESS

La apertura del aparcamiento subterráneo construido la década pasada en la plaza Rafael Salgado, en el barrio de Bami, cuyas obras quedaron paralizadas cuando la ejecución de las mismas rozaba el 90 por ciento, constituye una promesa del Gobierno local socialista, pues ya al comienzo del anterior mandato se sopesaban fórmulas para desbloquear el proyecto.

Ya a finales del verano de 2015, recordémoslo, el Ayuntamiento acordaba emprender el procedimiento necesario para sacar a concurso una concesión administrativa, destinada a contratar las obras de acabado y la explotación de este aparcamiento subterráneo, y en abril de 2016 licitaba por 12.100 euros un contrato destinado a la asistencia técnica para la redacción de la "actualización" del proyecto de "terminación" de las obras, incluyendo tal contrato "el estudio de viabilidad económica-financiera para su posterior explotación", según la documentación recogida por Europa Press.

En febrero de este año, el alcalde, Juan Espadas, anunciaba que "en los próximos días" sería licitada la concesión administrativa mediante la que se ofertaría al sector privado la explotación comercial de este estacionamiento, a cambio de acabar las obras y rendir un canon al Consistorio, siendo licitada la mencionada concesión administrativa en mayo, con un presupuesto de obras de 2.093.624 euros, IVA incluido.

En este escenario, frente a las críticas de Cs, el concejal de Gobernación, Juan Carlos Cabrera, ha negado que existan "retrasos" en el procedimiento de licitación puesto en marcha recientemente, defendiendo que se prevé adjudicar la mencionada concesión este mismo mes de julio "tal y como estaba programado". "Hay un gran desconocimiento por parte de Cs en cuanto a la normativa y los trámites de un expediente de concesión de obra pública, que está sujeto a unos plazos para la presentación de ofertas y posteriormente para la resolución en una mesa de contratación. Se están cumpliendo esos plazos y la adjudicación está programada para los próximos días", ha defendido Cabrera, asegurando que tales extremos han sido comunicados a los vecinos y comerciantes de la zona.

En conjunto, el aparcamiento cuenta con 607 plazas de automóvil y 63 de motos distribuidas en cuatro plantas bajo rasante. Las que gestionará el concesionario suman 288 plazas convencionales, ocho para las personas con diversidad funcional (PMR) y de 30 motos. Las reservadas para los residentes y trabajadores y el resto de grupos alcanzan las 273 convencionales, 30 grandes, ocho para personas con diversidad funcional y 33 de motocicletas.

El plazo de ejecución de las obras es de ocho meses. A estos hay que añadir los tiempos de tramitación de permisos y licencias necesarios, de ahí que el plazo total estimado desde la firma del contrato público hasta la puesta en servicio será de 12 meses.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.