"Ya no queda casi nadie de los de antes y los que hay han cambiado". Posiblemente ésta es una de las frases más conocidas de una carta que se convirtió en canción. Diecisiete años después de ser compuesta, las cosas han cambiado. Nuevas bandas, nuevos grupos y diferentes formatos de audio han surgido pero su esencia perdura.

En el recuerdo reside la melodía y, sobre todo, la letra de una de las mejores canciones del grupo Celtas Cortos que resume las vivencias de una extraña relación. Y sí. Fue una carta que se convirtió en canción y que a muchos les robó una lágrima pero que le hizo pensar sobre su existencia.

La cabaña del Turmo

Aquella preciosa 20 de abril, perteneciente a su cuarto disco titulado Cuéntame un cuento, se convirtió en uno de los mayores éxitos de la música pop-rock en español. Su compositor, el cantante y líder del grupo, Jesús Cifuentes, la escribió pensando en sus vivencias en un refugio de los Pirineos. La cabaña del Turmo.

Fue a finales de los años ochenta cuando ocho amigos decidieron presentarse a un concurso de música folk. Quién diría entonces que aquel grupo que ganó el primer premio conseguiría situarse en los primeros puestos de las listas de ventas en una época en la que las descargas de internet todavía no habían sesgado el consumo de discos.

Ahora, la banda vallisoletana ha comenzado la grabación de su nuevo y esperado disco de estudio que se augura como un revulsivo. Su lanzamiento se espera para finales de verano. Tal día como hoy quizá es una buena ocasión para volverla a escuchar y reflexionar sobre el tiempo perdido.