En declaraciones a los medios a la entrada del Ayuntamiento y rodeado de un centenar de personas que le han mostrado su apoyo, Vidal ha dicho que tiene la conciencia tranquila y que su detención el pasado jueves junto con otras cuatro personas es "una verdadera persecución política".

Del mismo modo, ha decidido poner su cargo a disposición de los concejales para que debatan en un próximo pleno que, según ha indicado, se convocará esta misma semana, su continuidad como alcalde.

(Habrá ampliación)