Según ha recogido la Policía Nacional en un comunicado, los hechos han tenido lugar este fin de semana en un hotel de la calle Lepanto, donde se interceptó a este hombre, sobre el que pesaba una Orden Europea de Detención.

De acuerdo con una denuncia interpuesta el pasado 12 de mayo, este individuo se había presentado en el domicilio de su expareja, donde tomó a su hija de 10 años y, tras subirla a un vehículo, huyó. Desde esa fecha, no se había vuelto a tener información respecto a ninguno de los dos.

Este fin de semana, los agentes localizaron a este hombre cuando iba acompañado de su hija y, además, identificaron al otro lado del hotel un vehículo con matrícula portuguesa sobre el que constaba una denuncia de apropiación indebida. Este automóvil había sido alquilado por el padre en Galicia, aunque no había sido recuperado pese a haber sido visto en distintos puntos de la comunidad.

TRASLADO

Posteriormente, se trasladó a la menor a dependencias policiales y, desde allí, a un centro de menores de la ciudad. Además, se contactó con el grupo que investigaba el caso en Portugal, perteneciente a la Policía Judiciaria con base en Oporto.

La madre de la niña, que reside en Braga, se desplazó a Vigo para recogerla, aunque la menor se mostró contraria a marcharse con ella, por lo que la entrega se demoró.

Mientras, el detenido prestó declaración por videoconferencia desde las dependencias judiciales de Vigo. Asimismo, a instancias del Juzgado Central de Instrucción número 6 de Madrid, ingresó en la prisión de A Lama hasta que fue entregado a las autoridades policiales lusas.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.