El presidente de GENA, Rafael Yus, ha señalado en un comunicado que la caza ha perdido su función primigenia de proporcionar alimento, por lo que no está justificada su protección como bien de carácter etnológico, al igual que tampoco puede entenderse como un deporte ni como actividad que ayude al control de la población de especies cuya proliferación alteraría los ecosistemas y la biodiversidad.

De igual modo, ha mostrado su desacuerdo con el argumento que defiende la protección de la caza como una actividad económica que proporciona importantes ingresos y puestos de trabajo en zonas deprimidas, algo que, al margen de tener que ser verificado, "no puede considerarse como un valor etnológico".

Según el responsable del colectivo ecologista, si este planteamiento de contribución económica se acepta como válido "tendrían que declarase BIC todas las pequeñas y medianas empresas, muchas de las cuales contribuyen a la perpetuación de determinados productos rurales con muchísima mayor justificación que la caza".

"La actividad cinegética actualmente no se puede justificar por su valor como fuente de alimento ni como deporte, ni es recomendable para el control autónomo de poblaciones silvestres y tampoco por su presumible valor económico, ni nada tiene que ver con los valores etnográficos, por lo que queda totalmente injustificada la declaración de Bien de Interés Cultural", ha insistido Yus.

GENA también rechaza la "inmoralidad" de una actividad que, a día de hoy, supone matar a seres vivos "por puro placer", por lo que "nunca podremos entender que una administración pública, en una sociedad democrática y, por tanto, civilizada, no solo muestre insensibilidad a este conflicto moral, sino que incluso lo pretenda potenciar dándole la categoría de BIC".

Por último, ha alertado de que la declaración como BIC "supone el otorgamiento de una serie de privilegios que, en este caso concreto, pueden suponer la vulneración de principios y leyes de sectoriales, especialmente de carácter medioambiental", y ha advertido de que, igualmente, debería suponer la imposición de una serie de obligaciones para los cazadores.

Consulta aquí más noticias de Málaga.