En un comunicado, el secretario de Comunicación de la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de LSB-USO, José Antonio Tomás, ha denunciado que Ombuds "no puede garantizar el pago de los salarios y dada su escasa viabilidad, se verá abocada a un concurso de acreedores".

Según ha indicado, en estos momentos la "única solución para los trabajadores es que los clientes de Ombuds, entre ellos Carrefour, rescindan todos los servicios de la empresa para garantizar la

estabilidad de los más de 7.000 vigilantes de seguridad y auxiliares de su plantilla afectados, de los que casi 500 están en Bizkaia", pasando los trabajadores de esta manera subrogados a otras empresas de seguridad "solventes y serias". "Solo así los trabajadores podrán cobrar los salarios puntualmente", ha aseverado.

En este sentido, ha manifestado que "la falta de solvencia financiera en la empresa Ombuds, que ha derivado en la falta de abono de salarios a su plantilla, se suma a las deudas que ésta tiene contraídas con Hacienda y Seguridad Social".

El sindicato ha anunciado que va a poner su empeño en conseguir la "mejor salida" a la situación, para lo que convocará concentraciones de protesta, enviará cartas a los clientes y mantendrá reuniones con las Administraciones públicas. "No podemos arreglar los problemas económicos de una empresa, pero tampoco podemos mirar para otro lado cuando las cosas pintan mal para la clase trabajadora", ha añadido José Antonio Tomás.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.