Teléfono
Un hombre observa su teléfono móvil. GTRES

Un 51% de los españoles en activo responde a correos electrónicos y atiende llamadas de trabajo durante sus vacaciones, según el último informe sobre el mercado laboral en España de InfoJobs-ESADE, lo que supone un aumento de lo que los especialistas denominan 'estrés vacacional'.

La psicóloga y profesora de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Sílvia Saumell recuerda que en 2004 los doctores de la clínica psiquiátrica austríaca Wagner-Jauregg acuñaron la expresión 'depresión de la tumbona' para referirse a la ansiedad que empezaban a tratar en algunos pacientes con dificultad para olvidarse del trabajo en sus periodos de descanso estival.

"Hoy, ese síndrome, también llamado 'estrés vacacional' o 'bajón veraniego', es cada vez más frecuente", advierte la psicóloga, que describe como síntomas "dificultades para pensar con claridad, problemas de atención, concentración y memoria, sensación de no hablar con la misma fluidez y necesidad de comprobar las tareas una y otra vez, cansancio, problemas para dormir, sensación de no haber descansado lo suficiente, o bajo estado de ánimo", entre otras.

La especialista explica que los periodos de elevado estrés prolongado en el tiempo pueden generar "sentimientos de tristeza, desmotivación, pocas ganas de hacer cosas, sensación de que no se disfruta de lo que uno hace e irritabilidad", lo que causa un aumento de la susceptibilidad y provoca enfados por motivos triviales.

"Mientras se trabaja a un ritmo trepidante, los niveles de cortisol y adrenalina (las dos hormonas relacionadas con el estrés) son elevados. La adrenalina hace que el sistema inmunológico esté más fuerte y el cortisol actúa como antiinflamatorio, para que podamos aguantar largas jornadas", agrega.

En cambio, el "modo vacaciones" hace que estos niveles de hormonas bajen, por lo que el sistema inmunológico se deprime y resulta más fácil enfermar, detalla Samuell, que apunta que es más común que lo sufran individuos "hiperexigentes o que se consideran imprescindibles". Según la psicóloga, el estrés vacacional afecta "a personas para las que el trabajo lo es todo".

"De repente -prosigue la psicóloga- cuando se encuentran de vacaciones, no saben hacer frente al tiempo libre, no saben cómo relajarse y disfrutar de él. De tener una agenda a tope y estar siempre pendientes del móvil y de los correos electrónicos, pasan a no tener nada de ello. Y cuando se quedan sin su rutina de hábitos laborales y profesionales, se desestabilizan", recalca.

El 34% de los trabajadores se cree imprescindible

Según datos del último informe anual InfoJobs-ESADE, un 34% de los trabajadores españoles cree erróneamente que es imprescindible y nadie podrá sustituirles y, de hecho, el 8% nunca se coge más de una semana seguida de vacaciones por temor a que el trabajo no salga adelante en su ausencia.

"Cuando oigo que una persona, con nombre y apellidos, es imprescindible, automáticamente pienso en que esa compañía tiene un problema de organización", comenta la consultora de recursos humanos y profesora de Economía y Empresa de la UOC Gina Aran.

Las personas son imprescindibles para que las empresas funcionen y crezcan, explica la profesora, pero resalta que centrar eso en alguien concreto es "un grave error". "Lo realmente imprescindible es que el capital humano tenga recursos y esté organizado de forma que la empresa pueda adaptarse eficazmente a todos los cambios", añade.

El 84% de los directivos se conecta en vacaciones a la oficina

De acuerdo con el informe InfoJobs-ESADE, los trabajadores con cargo de empleado se conectan durante las vacaciones a la oficina en el 45% de los casos, los mandos intermedios lo hacen en el 68% y los cargos directivos en el 84%.

Muchos lo hacen motu proprio, pero para el 30% se debe a las exigencias de sus jefes, a quienes les parece lógico que los empleados estén permanentemente conectados, aunque sea contraproducente, según Aran.

"Los trabajadores rinden más si pueden descansar y desconectar unos días", apunta Aran, que asegura que "el hecho de que los empleados sientan bienestar previene enfermedades psicológicas, del sistema nervioso, dolencias osteomusculares, daños en la vista o problemas de obesidad".

La especialista destaca que desconectar es "muy necesario" para descansar y para seguir siendo productivos después.

"Recomiendo a todas las personas que estén de vacaciones que desconecten y experimenten otras cosas, que disfruten y se relajen. Para aquellas que no puedan evitar consultar su teléfono inteligente, aconsejo que se obliguen a hacerlo solo un día a la semana y en una franja horaria concreta", concluye.