Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de los cuerpos de emergencias, que fueron movilizados en torno a las 22,00 horas de este viernes por un incendio en la dársena de Bouzas, cuya columna de humo se hizo visible desde distintos puntos de la ciudad.

En el operativo de extinción, que se prolongó durante más de una hora, participaron los Bomberos de Vigo y hasta el lugar se desplazaron también agentes de Policía Nacional, Policía Local y Guardia Civil.

Según las primeras investigaciones, el incendio se originó por causas que se investigan en uno de los vehículos, que se encontraban aparcados en esta zona a la espera de embarcar para ser distribuidos y vendidos en distintos países. Con rapidez, las llamas alcanzaron, no obstante, los coches cercanos.

En total, la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación y ha continuado este sábado inspeccionando la zona, ha contabilizado medio centenar de vehículos afectados por las llamas, el humo, el agua o la espuma utilizada en las labores de extinción, de los que 16 han quedado "totalmente calcinados". Ninguno de estos coches nuevos podrá salir al mercado, por lo que se estiman cuantiosas pérdidas.

Aunque las investigaciones aún están abiertas, la localización de varillas de pirotecnia en la zona abre la hipótesis de que el fuego pudiese haber comenzado a raíz del lanzamiento de material pirotécnico para las fiestas de Bouzas, que precisamente tuvo lugar en la tarde del viernes.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.