Efectivos de la Ertzaintza y agentes del PRI (patrullas de prevención y respuesta inmediata) y del GOI (Grupo Operacional de Intervención) de la Policía vasca han acudido esta madrugada a un domicilio de Santurtzi ante el aviso de un altercado en una vivienda en la que supuestamente se habían efectuado unos disparos.

Según parece, se había producido un altercado entre un varón y su hijo, al que se le han abierto diligencias por amenazas y daños, pero no se ha encontrado ninguna evidencia de que se hayan registrado disparos.

En un comunicado, el Departamento vasco de Seguridad ha informado de que esta pasada medianoche un particular ha alertado a la Ertzaintza porque se estaba produciendo un altercado en una vivienda Santurtzi y se habían oído unas detonaciones que pudieran ser disparos. Al lugar han acudido efectivos de la Ertzaintza y agentes del PRI (patrullas de prevención y respuesta inmediata) y del GOI (Grupo Operacional de Intervención).

El autor de los presuntos disparos se había encerrado en su vivienda y se negaba a salir pero, con la colaboración de un familiar, se le ha convencido para que se entregara y miembros del GOI lo han reducido y esposado.

Al parecer, se había producido una discusión entre un varón y su hijo, y este último había amenazado a su progenitor y también había ocasionado daños en el portal del inmueble. Ambos han negado que se hubieran efectuado disparos y en el registro llevado a cabo, tanto en la vivienda como en las inmediaciones, no se ha localizado ningún arma ni evidencias de que se hubiera usado un arma de fuego. Finalmente, se han abierto diligencias como investigado al sospechoso, de 43 años, por amenazar a su padre y por los daños causados.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.