Lana del Rey en el FIB 2019
Lana del Rey en el FIB 2019 PAU BELLIDO/ARCHIVO FIB

El segundo día de la edición del 25 aniversario del Festival Internacional de Benicàssim vino cargado de músicos y bandas británicas, que desde las siete de la tarde han ido pasando por los tres escenarios principales. Desde el colorido pop de Gus Dapperton hasta los rockeros The Hunna, las primeras horas de la jornada han tenido un marcado acento inglés.

A eso de las 23.00 horas llegó el primer plato fuerte de la noche, aunque hasta ese momento pasaría desapercibido para el público español Gerry Cinnamon, un músico multiinstrumentalista con un muy cerrado acento escocés se ha subido al Escenario Carrefour ante cientos de fans que coreaban su nombre.

Cinnamon lleva dos años siendo una sensación en el Reino Unido, particularmente por sus actuaciones en directo, que le han llevado a participar en el famoso festival de Glastonbury, en el mismo escenario en el que actuaron Rosalía y artistas establecidos como Sean Paul o Interpol.

En Benicàssim, el cantautor ha protagonizado un 'one-man show' en el que se ha encargado él solo de tocar la guitarra, la armónica y la percusión al tiempo que cantaba las canciones de su primer disco 'Erratic Cinematic'.

También ha atraído a buena parte del público el concierto de The 1975. Los de Manchester han hecho bailar a los asistentes con sus temas indie-poppsicodélicos en los que unen guitarras y sintetizadores, mientras el cantante, Matty Healy, crea diferentes voces utilizando 'autotune'.

Merecen mención igualmente los burgaleses La M.O.D.A. La Maravillosa Orquesta Del Alcohol ha sido el grupo español que ha actuado más tarde en la jornada y sus ocho integrantes han levantado los ánimos con su trepidante mezcla de folk y rock.

La cabeza de cartel de la jornada, Lana del Rey, se ha hecho esperar, pues su concierto ha empezado con cerca de media hora de retraso. Sobre la 1.30 ha aparecido la neoyorquina en el escenario Las Palmas - Radio 3 para repasar los éxitos de sus primeros discos, así como presentar algunas de las nuevas canciones de su nuevo álbum 'Norman Fucking Rockwell', que publicará en agosto.

La cantautora ha protagonizado uno de los conciertos más cuidados de la noche, con una escenografía concreta para cada una de las quince canciones en las que ha dado protagonismo a las coristas, el pianista, el guitarrista y el batería que la acompañan.

En una escenografía playera, con palmeras artificiales, tumbonas y dos columpios, además de los instrumentos, Lana del Rey se ha subido encima del piano para hacer un 'medley' de 'Change', 'Black beauty' y 'Young and beautiful'; tumbada en el suelo junto a sus coristas ha interpretado 'Pretty when you cry' y desde el columpio ha cantado la canción que la dio a conocer, 'Video Games'.

Asimismo, ha concluido su recital con 'Venice bitch', una de las canciones de su nuevo disco que cuenta con un largo interludio instrumental -el tema dura más de nueve minutos en estudio- en el que ha aprovechado para acercarse a los fans a hacerse selfies y firmar autógrafos.

RAP Y ELECTRÓNICA EXPERIMENTAL PARA ACABAR LA NOCHE

En la segunda noche del Festival Internacional de Benicàssim 2019, el rap también ha tenido su momento gracias a los británicos Krept X Konan, conocidos por llevar una 'mixtape' autopublicada al top 20 de las listas de éxitos en 2013.

La experimentación en la electrónica de Gorgon City, OR:LA y Totally Enormous Extinct Dinosaurs han clausurado esta segunda noche, la primera con los cuatro escenarios abiertos.

La música no dejará el recinto de Benicàssim hasta el domingo, y este sábado será el turno para los estadounidenses Kings of Leon, la británica Jess Glynne o el grupo de indie pop español Carolina Durante.

Consulta aquí más noticias de Castellón.