Audiencia Provincial de Murcia
Fachada de la Audiencia Provincial de Murcia. GOOGLE MAPS

La Audiencia Provincial de Murcia ha condenado a dos años de prisión y a siete de libertad vigilada a un hombre que agredió sexualmente a su pareja, después de que ella se negase a mantener sexo por tener una infección de orina, y a la que también maltrataba de forma habitual.

Por este segundo delito es condenado a cumplir 75 días de trabajos en beneficio de la comunidad, a lo que hay que unir un delito de coacciones en el ámbito familiar por el que se le imponen otros 30 días más. Igualmente deberá indemnizar a la perjudicada con 3.000 euros por los daños morales sufridos.

La sentencia señala que, al inicio de la vista oral, el acusado reconoció los hechos y se conformó con cumplir esas penas, pactadas por las acusaciones y su defensa.

El relato de hechos probados señala que, durante la relación de pareja, el acusado convivió con la denunciante en casa de los padres de él, en Mula, y también en la de la madre de ella.

En numerosas ocasiones, dice la sala, golpeó a la mujer, "cogiéndola por los pelos o de los brazos y zarandeándola, llegando a la compresión del cuello y a propinarle bofetadas".

La metió en la cama por la fuerza

En febrero de 2016 le propuso mantener relaciones sexuales, a lo que ella se negó y explicó que tenía una infección de orina, lo que no fue obstáculo para que la metiera en la cama por la fuerza y consumara la penetración.

Una vez rota la relación sentimental, el acusado la coaccionó para que acudiera como testigo a un juicio en el que estaba implicada su madre.

El tribunal indica que el procesado padece un trastorno de la personalidad y otro por el consumo de sustancias estupefacientes, lo que conlleva una alteración del control de sus impulsos.

Consulta aquí más noticias de Murcia.