Mujer con auriculares
Una mujer con auriculares. GTRES

Sustituir los ansiolíticos por música relajante antes de una intervención quirúrgica. Esa es la alternativa que está estudiando un grupo de neurocientíficos estadounidenses que ha descubierto que escuchar la considerada "canción más relajante del mundo" antes de una operación puede tener las mismas propiedades que algunos tranquilizantes.

Se trata del tema "Weightless", del grupo Marconi Union, reconocido por un estudio como la pieza musical más relajante jamás compuesta. Para comprobar sus efectos calmantes, un estudio expuso a la canción durante tres minutos a un grupo de pacientes mientras recibían anestesia local para dormir una parte de su cuerpo antes de una cirugía, mientas a otro grupo se le suministró midazolam, un analgésico.

De acuerdo con MindLab International, el grupo detrás de la investigación, el poder de 'Weightless' es excepcional comparado con cualquier otra canción probada con anterioridad, hasta el punto de que reduce la ansiedad un 65% y los niveles fisiólogicos habituales en reposo un 35%. De hecho, la pieza tiene un efecto tan poderoso que incluso se considera peligroso escucharla al volante.

Los investigadores, que han publicado su estudio en el BMJ Journal, han concluido que la medicina musical puede ofrecerse como una alternativa a la administración de ansiolíticos como el midazolam antes de la anestesia local periférica. Sin embargo, se necesitan estudios adicionales para evaluar si el tipo de música, así como la forma en que se administra, ofrece ventajas sobre estos tranquilizantes.

Asimismo, los neurocientíficos responsables del estudio están estudiando si el tipo de música y el modo en el que la reciben los pacientes afectan a los resultados.

Creada para relajar

El poder de este tema obedece en parte a su composición: melodías relajantes e instrumentación compuesta de piano, guitarra, además de pistas electrónicas de paisajes sonoros naturales. De hecho, Marconi compuso la pieza en 2012 con el propósito específico de reducir la ansiedad, la presión sanguínea y el ritmo cardíaco, para lo que recurrieron a teorías científicas y terapeutas que les ayudasen a crear la "canción más relajante del mundo".

Uno de los integrantes de Marconi Union, Richard Talbot, aseguró que fue "fascinante" trabajar con un terapeuta para aprender cómo algunos sonidos afectan al estado de ánimo de las personas, según recoge el diario The Independent.