El acto de inauguración ha estado presidido por el alcalde de la localidad, Alfonso Gil y ha contado con la presencia, entre otros, de los diputados en funciones de Administración y Personal, Jose Luis Sanz Merino; de Promoción Económica, Jaime Pérez; y de Cultura y Juventud, Sara Dueñas.

La remodelación ha sido posible gracias a una ayuda de 20.000 euros de la Diputación. Por su parte, el Ayuntamiento de Valseca ha contratado a dos geólogos a través de una subvención de la Junta que han llevado cabo una exhaustiva catalogación y colocación de las rocas y han diseñado las georrutas que se organizan por los alrededores de la zona.

También son los encargados de atender a las visitas y así hacer que el museo pueda permanecer abierto prácticamente durante todo el año, sobre todo los fines de semana, convirtiéndose en un importante recurso turístico para la zona, señala la institución provincial a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Estas nuevas vitrinas y otros soportes adquiridos permiten la exposición de las aproximadamente 1.500 muestras reunidas en estas dependencias, entre rocas, fósiles y elementos de cantería. Entre las piezas de la colección algunas tan curiosas como un diente de tiburón prehistórico hallado en Zamarramala.

Parte de la ayuda se ha destinado también a la edición de trípticos informativos y posters. De igual manera se están llevando a cabo los preparativos para abrir una página web propia. El espacio ya

contaba con elementos interactivos para hacer más llamativas las visitas que también se adquirieron gracias a una colaboración de la institución provincial.

RUTAS AUTOGUIADAS

El equipo que se ha encargado de clasificar los minerales ha estado formado por Ana Arribas, Nuria Sacristán y Gonzalo Lozano. También han sido ellos los autores de culminar el diseño de los tres itinerarios que descubren las peculiaridades geológicas de la zona: El Berrocal de Valseca, Los Galachos de Valseca y los Recursos Naturales de San Medel.

Estos recorridos tienen la particularidad de que son autoguiados. Están salpicados de puntos con códigos QR que permitirán a los caminantes recibir información individualizada a través del teléfono móvil de los yacimientos minerales de la zona, señala la institución provincial.

La jornada inaugural ha contado tras los actos protocolarios con una interesante charla del alma mater del museo, Andrés Díez Herrero, pues gracias a la donación de su importante colección de más de 900 muestras de minerales recopiladas en todo el mundo nació el museo en 1997.

En su conferencia, con el título 'Cerveza mineral: la geología y las bebidas segovianas', el investigador y doctor en geología ha tratado de demostrar que según la variedad de rocas por las que discurre el agua que se emplea en las bebidas segovianas su tipología es diferente, como se aprecia en el agua mineral, la cerveza artesana o el whisqui. O que según la naturaleza del terreno en que crecen los viñedos, las características del vino varían, como demuestran las diferentes denominaciones existentes en el territorio segoviano.

En las cervezas artesanas que se elaboran en la provincia, por ejemplo, nada tienen que ver las de la zona de la sierra, que emplean un agua blanda, con las de la zona calcárea y de lastras que hay en el área de Sepúlveda, cuya dureza es mayor, explica el comunicado.

Tras la conferencia se ha realizado una cata de todas estas bebidas para apreciar sus matices, que ha estado patrocinada por Alimentos de Segovia.

COLEGIOS

El Ayuntamiento de Valseca aprovecha la infraestructura del complejo museístico para organizar campamentos de verano a los que asisten una media de 20 niños y niñas por semana y en septiembre retomará el programa especial de visitas destinadas a los colegios.

El programa incluye una serie de proyecciones, salida geológica por el exterior y talleres de geología en los que se realizan experimentos con rocas y minerales, como la construcción de volcanes en miniatura o algunas demostraciones, como la de la cristalización de la sal.

Como espacio cultural vivo, el recinto ha ido incorporando nuevas aportaciones como los útiles de cantería de Pedro de Frutos o más recientemente la colección de fósiles del escayolista segoviano Francisco Ibáñez o la de otros dos aficionados a la mineralogía de Madrid, que incluye un pico minero, barras de minas de la sierra y un centenar de piezas de minerales, concluye el comunicado.

Consulta aquí más noticias de Segovia.