El conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, ha presentado esta cifra en la primera sesión de seguimiento de los acuerdos tomados en este ente en agosto de 2017, en la que ha destacado que está "muy alejada de los 213 hectómetros derivados el 2005 o los cerca de 204 hectómetros de 2007", años muy secos, ha explicado en un comunicado este viernes el departamento.

La Taula está compuesta por la Generalitat, el Ayuntamiento de Girona, el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), el Consorci de la Costa Brava, el del Ter, la Junta central d'Usuaris d'Aigües del Baix Ter, el centre d'Estudis dels Rius Mediterranis, el Grup de Defensa del Ter y la plataforma Aigua és Vida.

En 2017 se definieron tres fases de implantación de los acuerdos: una inicial para el periodo 2018-2022, con 11 acuerdos; una segunda para 2023-2027 con cuatro, y una última a partir de 2028 con dos acuerdos, y Calvet se ha centrado este viernes en la primera fase.

Una de las primeras medidas ejecutadas ha sido la reducción de las extracciones de agua del Ter hacia el área de Barcelona y el incremento del uso del agua en la cuenca del Llobregat.

Calvet también ha destacado "el cumplimiento del régimen de caudales ambientales", de implantación obligatoria desde junio del año pasado en los caudales de mantenimiento en cuencas internas de tramos protegidos, mientras que en el resto de tramos fluviales, los caudales serán obligatorios a partir de junio de 2020.

Consulta aquí más noticias de Girona.