Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, valorando los resultados electorales en la sede del PSOE en Madrid.  EFE

La propuesta de Pablo Iglesias de dar un paso atrás y no entrar en un Gobierno de coalición en el que él designe a un tercio de los ministros ya tiene respuesta de Pedro Sánchez. El presidente en funciones la "estudiará", pero ha rechazado una de las condiciones del líder morado al dejar claro que será él quien "decidirá sobre el equipo".

Fuentes socialistas han asegurado este viernes que "sin vetos ni imposiciones podemos llegar a un acuerdo". Según han añadido, Sánchez "escuchará las propuestas y decidirá el equipo".

Frente a la intención de Iglesias de negociar un "acuerdo integral", que incluya programa y equipos, el presidente se mantiene en su propósito inicial de empezar primero por el programa "y luego el Gobierno".

Esa respuesta llega después de que Pablo Iglesias haya decidido dar un paso atrás y renunciar a formar parte del Gobierno, pero eso sí, quiere que siga en su mano el nombrar a los cargos que tenga Unidas Podemos. Además, pide tener un tercio de los Ministerios, acorde, dice, al número de votos.

"Espectáculo" y negociación "rocambolesca y poco seria"

La vicesecretaria de Comunicación del PP, Marta González, ha calificado de "rocambolesca y poco seria" la negociación que están llevando a cabo ambos partidos, a la que asisten como "espectadores perplejos" y a una "especie de teatrillo barato". "Lo de hoy no sabemos muy bien como interpretarlo", ha confesado, además de recordar que el PP votará en contra en la investidura, "una posición que nadie pone en duda".

En la misma línea se ha pronunciado el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que ha asegurado que las negociaciones entre morados y socialistas son un "espectáculo", que afean desde la formación naranja.

Por su parte, el PNV ve el gesto de Iglesias como "una señal positiva", pero siempre y cuando sirva para abrir de "una vez por todas un verdadero proceso negociador", también con los propios nacionalistas vascos. "La renuncia de Pablo Iglesias", destacan las fuentes del PNV, podría traducirse en el apoyo al candidato socialista en la investidura, Pedro Sánchez, extremo muy lejano en estos momentos.