ALEJANDRA CONDE, HIJA DE MARIO CONDE
Alejandra Conde, la hija de Mario Conde. GTRES

No ha tenido reparos en hablarlo todo, porque repasando su vida siempre hay momentos sobre los que sustentar un relato. Y Alejandra Conde Arroyo, hija de Mario Conde y Lourdes Arroyo, tiene más que suficientes.

En un amplio reportaje para la revista Vanity Fair, padre e hija han revelado cómo es su día a día ahora que ya no son portada cada semana, así como van desgranando ciertos episodios que les hicieron estar continuamente en el punto de mira. Como aquel 11 de abril...

Era 2016. Mario Conde, sus hijos, Alejandra y Mario Jr., y su yerno, Fernando Guasch, eran detenidos por un presunto delito de fraude: el quid estaba en la repatriación de 13 millones de euros procedentes de Banesto.

Más de un mes después, el 30 de mayo, la Audiencia Nacional archivaba la causa al no encontrar delito de blanqueo de capitales u organiación delincuente en Mario Conde o sus hijos, lo que ha sido recientemente confirmado.

"Lo recuerdo con tristeza por las circunstancias que lo rodearon", ha desvelado el conocido empresario español. Por su parte, las palabras de Alejandra podrían resultar extrañas: "Tengo muchas cosas que agradecerle al juez".

Pero sobre todo se refiere con ello a que el juez Pedraz, a pesar de ser considerada "condirectora de la trama", cambió al prisión por arresto domiciliario debido a las circunstancias de su hijo.

Por aquel entonces, su hijo Fernando, que tenía nueve años de edad, estaba muy enfermo y, además, le permitió acudir a la comunión de este. Aquello se unió a que se centró en la fortaleza mental.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Vanity Fair Spain (@vanityfairspain) el18 Jul, 2019 a las 4:25 PDT

Pensar en su tres hijos o el deporte hicieron que saliera adelante. "Me ayudó mucho. Era lo que conseguía pararme la mente", asegura, así como que se negaba a ver las noticias.

Y precisamente también ha abordado otros temas como fueron su propia niñez, que recuerda con cariño ("Tuve suerte, fue una infancia muy buena y diversa", mantiene) así como la figura icónica de su padre.

Si bien opina que supo lidiar con la fama paterna, también admite que no "jamás" ha dudado de su progenitor. "Sí me daba vergüenza cuando llegaba a los sitios y lo miraba mucha gente, pero siempre lo he llevado bien. Nunca me he sentido superior. Yo le creo a él. Me dijo que no había nada. Cuando intervinieron Banesto, también me pidió que confiara en él. Hasta hoy. Jamás he dudado".

Como era fácil imaginar, para ella el momento más triste de su vida, a pesar del arresto, fue la muerte de su madre tras una larga enfermedad. "Lo más triste que he vivido ha sido la muerte de mi madre, mucho más que el ingreso de mi padre en la cárcel. [...] Ella tuvo que vivir sus últimos años con mi padre en la cárcel", rememora.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Vanity Fair Spain (@vanityfairspain) el18 Jul, 2019 a las 10:33 PDT