Las principales sospechas de la víctima, según han señalado desde la Policía Nacional a través de nota de prensa, recaían sobre una antigua relación sentimental, del que sospechaba por ser la única persona que habría podido descubrir el lugar en el que ocultaba las joyas y dinero.

La investigación llevada a cabo por el Grupo de Delincuencia Urbana, consiguió descubrir

que el principal sospechoso había estado vendiendo joyas en diversos establecimientos de la ciudad. Gracias a la rápida intervención de los agentes policiales se logró recuperar la totalidad de las joyas antes de que finalizara el plazo legal para fundirlas.

Así mismo, se pudo constatar que una de las joyerías en las que el presunto autor vendía las joyas no disponía de autorización para la compra-venta, iniciándose por parte de la Brigada Provincial de Policía Judicial la correspondiente investigación del propietario de la joyería.

Con la localización del autor, se procedió a su detención, quedando en libertad en espera de juicio.

Consulta aquí más noticias de Asturias.