Según fuentes de la Comisaría Provincial, en la mañana del jueves, el agente, que circulaba en su vehículo, observó a un hombre al que conocía "sobradamente por sus antecedentes", ya que le constan 16 detenciones anteriores, que salía de una cochera ubicada en la calle Licendiado Vidriera.

Al percatarse de lo que podía haber hecho dentro y, además, al llamarle la atención de que llevara una bandolera, se dirigió a la cochera y preguntó dentro, a un hombre que estaba cargando muebles en una furgoneta, si la bandolera era suya, a lo que respondió que sí y que la tenía en un asiento de la furgoneta.

El agente y la víctima del hurto salieron en persecución del presunto autor, que trató de darse a la fuga y que arrojó la bandolera entre unos vehículos, para interceptarle finalmente en la calle Bachiller Sansón Carrasco.

Cuando el funcionario solicitó la presencia de una dotación policial, constató que al varón le constaba una orden de detención por el robo en una vivienda, a la que accedió por una ventana cuando su propietaria estaba durmiendo.

La propietaria de la casa, ubicada en la calle Gustavo Doré, denunció el pasado 17 de julio que, por la noche, cuando se encontraba durmiendo, alguien había accedido al interior de su casa, en la planta baja, por la ventana de la terraza de la cocina que había dejado abierta por el calor y que cuando despertó encontró cerrada.

De dentro, le habían quitado un bolso que tenía en el salón del domicilio, con una cartera que tenía documentos personales, tarjetas bancarias, un 'pendrive' y 50 euros. Después, las diligencias de investigación practicadas permitieron identificar al presunto autor de los hechos, por lo que se decretó una orden policial de detención.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.