Puerto de los Angeles
Un rincón del puerto de Los Angeles. GIANNA PERALTA/GOOGLE

Ali Elmezayen, de 45 años, ha sido acusado de dos cargos de asesinato y uno de intento de asesinato. Las autoridades consideran probado que el acusado se lanzó con el coche familiar, que él conducía, por un muelle de Los Angeles con la intención de acabar con su familia.

Una vez en el agua, el hombre salió a nado por la ventanilla que había dejado abierta en apenas treinta segundos dejando atrás a su mujer y sus dos hijos, de 13 y 8 años y ambos con autismo severo.

Los niños murieron ahogados, atrapados en sus asientos, y la mujer logró sobrevivir gracias a la ayuda de un pescador  que estaba cerca y la auxilió y que asegura que no paraba de "gritar histéricamente" llamando a sus hijos. Un tercer hijo, con autismo leve y alto funcionamiento, estaba a salvo en un campamento con su instituto.

Elmezayen ya se encontraba bajo custodia desde noviembre acusado de fraude a su compañía de seguros. El hombre había declarado que fue un accidente provocado por la medicación que tomaba y logró más de 260.000 dólares, de los que envió 170.000 a Egipto, su país de procedencia.  

El fiscal del distrito, Nick Hanna, asegura en un comunicado a que Elmezayen había planeado previamente cobrar los seguros de vida de su mujer e hijos que había contratado previamente, mostrando "un plan calculado y sin corazón para sacar provecho de la muerte de dos niños indefensos". 

Ahora Elmeazayen se enfrenta a cargos que podrían traducirse en cadena perpétua e incluso en pena de muerte.