A este turno, que comprende la segunda quincena del mes, asisten 25 niños y niñas aunque en total durante el periodo estival serán cerca de un centenar -concretamente se han inscrito 98- los chavales de entre 6 y 16 años que recibirán clases de golf, pádel e inglés durante la mañana.

Antoñanzas ha valorado la importancia de esta iniciativa que coincide con los objetivos que ha marcado en su área para esta Legislatura: "El Deporte como alternativa de ocio para las vacaciones escolares contribuye a fomentar hábitos saludables entre los más pequeños y, por tanto, a construir una mejor ciudad. Es lo que queremos, un Logroño cuya seña de identidad sea el Deporte porque tendremos entonces una ciudad más sana, más responsable medioambientalmente, más cuidada, en la que vivir con mayor calidad de vida y ser más felices".

La iniciativa está encaminada a la diversión y el aprendizaje de los niños durante las vacaciones pero también a "consolidar el gusto por la práctica de estos deportes y que la continúen durante el curso, para lo que también podrán contar con el apoyo del Ayuntamiento, ya que nuestra oferta de actividades recoge un apartado específico para estas edades con múltiples posibilidades para todos los gustos y condiciones físicas".

El concejal también ha destacado otro aspecto importante que se cubre con este campamento: Facilitar la conciliación laboral y familiar. "El verano es muy largo y es importante que las familias tengan alternativas para que sus hijos estén atendidos y disfrutando mientras los padres trabajan". Con este fin se han pensado los horarios y los servicios que se prestan.

Así, en La Grajera se ha estructurado el Campamento de Verano (desde el 24 de junio al 2 de agosto) en cuatro periodos (dos de una semana y otros dos de dos semanas). Cada jornada comienza con la recepción de los participantes de 8,30 a 9 horas, desarrollándose posteriormente las distintas actividades por espacio de hora y media cada una, con un receso para el almuerzo de 12 a 12.30 horas.

La hora de salida también es flexible, para acomodarse a las necesidades familiares, estando fijada a las 14 horas pero existiendo la posibilidad de que los participantes se queden a comer en el restaurante de la casa club.

El campus de La Grajera se une a otras ofertas que Logroño Deporte realiza para esta temporada especialmente dirigida para los pequeños de la casa, y que sobre todo gira en torno a la instalación de referencia en la época estival, Las Norias, sede del campus "Mini héroes", con cerca de 200 participantes.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.