Según ha trasladado la Policía Nacional en un comunicado, la detención tuvo lugar este miércoles y se enmarca en una investigación iniciada después de que el 6 de julio un cerrajero presentase una denuncia y manifestase que un hombre había requerido sus servicios para abrir la puerta de una vivienda de la calle Mestre Chane debido a que había perdido las llaves.

Al parecer, tras trasladarse al lugar, un hombre joven le explicó que, al salir a la calle, había perdido una de las dos llaves de las cerraduras de la puerta de la vivienda mientras le mostraba la otra, así como la del portal. El cerrajero demandó la documentación de la vivienda al solicitante, pero este afirmó que la tenía en el interior y que se la entregaría una vez que entrase.

Después de que el cerrajero abriese la puerta y cambiase el cerrojo, el hombre entró en la vivienda, que, junto al perro que se encontraba en el interior, conocía a la perfección. Tras permanecer un rato en el interior, indicó al cerrajero que bajaría al coche para buscar la documentación porque no la había encontrado en el domicilio, además del dinero necesario para pagarle.

DENUNCIA

Dado que el hombre no volvía, el cerrajero comenzó a llamarlo al teléfono móvil desde el que había solicitado su servicio y, al no obtener respuesta, decidió poner una denuncia.

A las 20,14 horas de ese día, otro hombre puso una denuncia debido a que, al llegar a su casa, no pudo entrar puesto que una de las cerraduras había sido cambiada. Además, una vecina le había informado de que había visto a dos hombres en la vivienda y cómo uno de ellos había cambiado la cerradura.

Tras acceder a su casa a través de la terraza de su vecina, este hombre comprobó que el interior se encontraba revuelto y que varios botes de perfume y 800 euros habían sido sustraídos. También afirmó que, un mes antes, alguien había entrado en su casa y le había robado objetos personales y una pequeña cantidad de dinero, por lo que había decidido cambiar una de las cerraduras.

Los agentes se percataron de que ambas denuncias estaban relacionadas y, al entrevistarse con el residente en la vivienda, este les explicó que había perdido las llaves en un parque próximo, mientras que su vecina y el cerrajero aportaron la descripción del hombre que había entrado en el domicilio.

El inquilino lo identificó como una persona con la que había compartido otra vivienda anteriormente y afirmó que conocía sus horarios, así como que coincidían a menudo en un parque cercano. Además, reconoció las llaves que habían quedado en poder del cerrajero como las que había perdido.

Finalmente, el hombre fue detenido este miércoles y, tras ser trasladado a Comisaría, se comprobó que contaba con antecedentes por hechos similares. Mientras, todo lo ocurrido ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.