Antiguo puente de Alfonso XIII
Antiguo puente de Alfonso XIII PLANUENTE - Archivo

En un escrito recogido por Europa Press, los colectivos implicados en la recuperación del emblemático puente metálico de Alfonso XIII recuerdan una vez más la "situación" que padece esta obra de ingeniería civil cuya reubicación como pasarela y puesta en valor reclaman insistentemente estas asociaciones.

Y es que el antiguo puente basculante de Alfonso XIII o simplemente "de hierro", legado de la Exposición Iberoamericana de 1929, fue cerrado al tráfico rodado y humano en 1992 al ser sustituido por el puente de las Delicias. Ya en 1998, el puente fue desmantelado y tras pasar unos cinco años en el muelle de las Delicias, en 2003 fue depositado en un espacio vallado ubicado en la avenida de la Raza y perteneciente a la Autoridad Portuaria, que ostenta la titularidad de esta infraestructura metálica que otrora formaba parte del paisaje fluvial de Sevilla.

Si bien el puente no goza de una declaración de bien de interés cultural (BIC) ni está inscrito en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz, sí contaría con un nivel de protección "global" a través del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla, pero simplemente por su ubicación en el sector Puerto del Conjunto Histórico Artístico de la ciudad.

El destino de este emblemático puente basculante, así como su estado de conservación, sobrevuela cíclicamente el debate público de la ciudad.

En 2012, por ejemplo, el Ayuntamiento desestimaba las alegaciones promovidas por la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa), Ecologistas en Acción y la asociación 'Planuente', para que la modificación puntual del plan especial de protección del subsector 27.3 del Conjunto Histórico hispalense, relativo a las instalaciones portuarias, "mantuviera la protección integral" del antiguo puente y fijase un emplazamiento "definitivo" para él, según un documento de la época recogido por Europa Press.

LOS "EXPOLIOS"

Años después, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz concluía una queja de oficio emprendida en 2014 por los "diferentes actos de expolio" sufridos por aquel entonces por el puente, señalando el "robo masivo de las barandillas de hierro y de las bolas características que decoraban los pasamanos" de esta obra de ingeniería industrial, toda vez que en diciembre de 2016, el Ayuntamiento hispalense aprobaba un convenio de colaboración con la Autoridad Portuaria para acometer un análisis conjunto de las alternativas para la puesta en valor, conservación e integración del antiguo puente.

Ahora, tras abrir una nueva queja de oficio la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz y desembarcar el exconcejal capitalino Rafael Carmona en la Presidencia de la Autoridad Portuaria, el futuro de esta obra de ingeniería ha vuelto al debate público.

Al respecto, y en el citado escrito, la Asociación para la conservación del Puente de Alfonso XIII (Planuente), la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa), la Asociación Parque Vivo del Guadaíra, Ecologistas en Acción, la asociación Ben Baso de profesores para la difusión del patrimonio y los colectivos vecinales Bermejales Activa y Foro Heliópolis, entre otros, consideran que la Autoridad Portuaria "debe iniciar de manera inmediata y con carácter de urgencia actuaciones tendentes a restaurar, sanear y pintar la estructura del puente".

LA REUBICACIÓN

En ese contexto, los colectivos avisan de que han solicitado a la Consejería de Cultura y a la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz que "requieran" tal extremo a la Autoridad Portuaria, "sin perjuicio de que el puente sea finalmente reubicado como pasarela peatonal sobre el Rio Guadalquivir, en Sevilla".

"La Autoridad portuaria es la responsable directa del estado de conservación de dicha estructura", recuerdan los colectivos, reiterando el aviso de que el desmantelamiento del puente estaba sujeto a la "condición de su reutilización como pasarela peatonal" sobre el Guadalquivir.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.