Andalucía cuenta desde este jueves con el primer Presupuesto no socialista en casi cuatro décadas, las cuentas de 2019 del PP-A y Cs, que salieron adelante con el apoyo de Vox y el rechazo del PSOE-A y Adelante Andalucía, tal y como estaba previsto. Lo que no estaba escrito en el guion es que la sesión de este jueves en el Parlamento de Andalucía, que discurrió –como la del miércoles– en calma, sin estridencias y sin sobresaltos, terminara en una sonada bronca protagonizada por los socialistas a cuenta del discurso final del consejero de Hacienda, Juan Bravo, que alargó su intervención e increpó en varias ocasiones a la bancada liderada por Susana Díaz. Enfrentamiento que se hizo extensivo a la presidenta de la Mesa de la Cámara, Marta Bosquet (Cs), que no quiso dar la palabra al PSOE-A para replicar a Bravo.

Las chispas saltaron tras la votación de las cuentas. Tal y como viene siendo tradición en el Parlamento, la Mesa concedió al consejero de Hacienda un turno de cortesía para agradecer en pocos minutos la aprobación del Presupuesto. Bravo, que se caracteriza por un carácter templado, extendió su intervención hasta los 15 minutos y, además de dar las gracias, arremetió contra el PSOE-A, acusándoles de atribuirse todos los avances sociales de España.

"¿Todos, todos, seguro? ¿Nadie más ha contribuido?", preguntó. Y acto seguido leyó un extracto del famoso discurso que la socialista Victoria Kent pronunció ante las Cortes en 1931 sobre el voto femenino: "Es peligroso conceder el voto a la mujer. Si las mujeres españolas fuesen todas obreras, si las mujeres españolas hubiesen atravesado ya un periodo universitario y estuvieran liberadas en su conciencia, yo me levantaría hoy frente a toda la Cámara para pedir el voto femenino". España, concluyó el consejero, "se ha hecho entre todos", y aludió a la Transición, los pactos de la Moncloa, la Ley de Conciliación, la de Dependencia o el Pacto Estatal contra la Violencia de Género.

En mitad del discurso del popular y ante el revuelo en la bancada socialista, la presidenta de la Mesa rogó silencio y espetó: "A quien no le interese lo que está diciendo el consejero, puede abandonar el hemiciclo". Tras concluir su intervención, y mientras Bravo saludaba a los portavoces del resto de grupos, el del PSOE-A, Mario Jiménez, en pie y de manera insistente, pedía una y otra vez la palabra a Bosquet, que ya había dado por concluida la sesión: "Señora presidenta, tiene que darme la palabra", decía repetidamente mientras el Parlamento se iba vaciando. Antes, el consejero de Hacienda se acercó a dar la mano a Susana Díaz, que le negó el saludo y, señalando a la tribuna de oradores, le sugirió: "No me venga a saludarme a mí, súbase ahí y pídale disculpas al grupo parlamentario socialista".

Medidas legales contra Bosquet

Fuera ya de la Cámara, el PSOE-A anunció que sus servicios jurídicos van a estudiar medidas legales contra Bosquet por su actitud "sectaria", calificándola como "comisaria política del Gobierno y de Cs al frente del Parlamento". Es, dijo Jiménez, "una situación absolutamente inédita" que "jamás se ha visto en la Cámara". Cs, por su parte, manifestó que el anuncio de acciones legales contra la presidenta de la Mesa "responde simple y llanamente a una pataleta".

Más allá de este final abrupto, el resto de fuerzas mantuvieron el mismo discurso del día anterior. El presidente de la Junta, Juanma Moreno, aseguró que, con la aprobación de las cuentas, Andalucía "manda un mensaje al conjunto de la sociedad andaluza y del resto de España" de que la comunidad "cuenta con un Gobierno sólido, estable, con vocación de cumplir los cuatro años de mandato" y que "ya está trabajando" en el Presupuesto de 2020, que el consejero de Hacienda espera que llegue al Parlamento antes del 1 de noviembre de este año para que pueda aprobarse y entrar en vigor el 1 de enero.

También el vicepresidente, Juan Marín, resaltó la importancia que el Presupuesto tiene para la "estabilidad", mientras que Adelante Andalucía lo calificó como "una oportunidad perdida para romper con la inercia negativa de una década". Desde Vox, insistieron en que serán las cuentas de 2020 las que demuestren si hay un "Gobierno del cambio" en Andalucía.

Cabe recordar que el Presupuesto de 2019, que ascienden a 36.495,5 millones de euros, un 5 % más respecto al ejercicio anterior, y que tendrán una vigencia de cinco meses, ha incorporado medio centenar de enmiendas de los cinco grupos políticos, por un valor superior a los 11 millones de euros.

De las 52 enmiendas aprobadas, 44 ya se habían incorporado al dictamen de los Presupuestos al haberse aprobado en la Comisión de Hacienda, mientras que las ocho restantes (6 de Adelante Andalucía y 2 del PSOE), por un valor de 7,5 millones, se han aceptado durante la celebración del pleno.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.