Material y especies marinas pescadas en zona protegida
Material y especies marinas pescadas en zona protegida GUARDIA CIVIL

Estas denuncias se producen después de que un agente franco de servicio que se encontraba en la playa de la Cantería, en Haría, observó a dos personas con trajes de neopreno que se dirigían al norte de dicha playa, en una zona debajo de los riscos hacia Punta de los Fariones, según informó la Guardia Civil en nota de prensa.

Seguidamente el agente contactó con el Seprona de la isla para comentarle la situación, confirmando que estaba prohibido en dicho lugar la realización de la pesca submarina por encontrarse dentro de la Reserva Marina de la isla de La Graciosa, estando solo permitida algunas modalidades de pesca bajo autorización de la Viceconsejería de Pesca del Gobierno canario.

Por ello, el Seprona dio aviso a la patrulla territorial del Puesto Principal de Costa Teguise y a la patrullera del Servicio de Vigilancia de la Reserva Marina de la isla de La Graciosa, inspeccionando esta última la zona donde no encontró a las dos personas en cuestión en los riscos, ni tampoco boyas de señalización que indicaran que estaban realizando pesca submarina.

Sin embargo, el turismo en el que llegaron las dos personas ahora denunciadas seguía estacionado en las cercanías de la playa de la Cantería, por lo que la patrulla esperó en la costa a que acudieran al mismo.

Así, horas más tardes los agentes de la Guardia Civil identificaron a las dos personas indicadas, que llevaban todo el material necesario para la práctica de la pesca submarina (neoprenos, fusiles, plomos, aletas...) y 20 kilogramos de diferentes especies marinas, tales como pulpos o morenas, entre otros, que fueron entregados posteriormente al Complejo Medioambiental de Zonzamas.

Así los agentes comprobaron como una de las personas carecía de licencia para la pesca submarina, por lo que fueron denunciados por varias infracciones a la mencionada Ley 17/2003, tales como realizar una actividad prohibida (la pesca submarina) en una zona protegida; hacer un ejercicio recreativo de la actividad pesquera sin disponer de la preceptiva autorización aunque en este caso a una sola de las personas; capturar más de lo permitido por persona en pesca recreativa (cinco kilogramos por persona y día); y falta de señalización reglamentaria en el ejercicio de la actividad pesquera.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.