Debate final de presupuestos de Andalucía
El presidente de la Junta, Juanma Moreno (izda.), y el vicepresidente, Juan Marín, en el debate final de los presupuestos de Andalucía para 2019. JULIO MUÑOZ/EFE

El Parlamento andaluz acogió este miércoles la primera sesión del debate final del proyecto de Ley de Presupuestos de la comunidad para 2019, que finalizará en la tarde de este jueves con la votación que dará luz verde definitiva a las cuentas con el apoyo de los dos socios de Gobierno, PP-A y Cs, y el de Vox que, tras la retirada in extremis de su enmienda a la totalidadtiene firmado con el Ejecutivo un acuerdo a tres para sacar adelante las cuentas que ascienden a 36.465 millones de euros, un 5% más que las de 2018. 

En una Cámara con más asientos vacíos que llenos, incluidos los de la Mesa –situación que aprovecharon algunos de los grupos para lanzarse pullas–, la jornada se desarrolló con normalidad, sin tonos especialmente broncos e intervenciones encorsetadas. Estas pusieron en evidencia que el de este miércoles era poco más que un mero trámite en el que los populares y la formación naranja defendieron "los presupuestos más sociales de la historia", Vox insistió en que las de este año son unas cuentas de "trámite" y el PSOE-A y Adelante Andalucía criticaron un proyecto "con falta de rigor", dijeron los socialistas, y "continuista", según la confluencia.

Desde el inicio del debate, el PP-A y Cs pusieron en valor la aceptación de parte de las enmiendas parciales presentadas por todos los grupos parlamentarios. "Jamás había ocurrido en la comunidad", afirmó el portavoz popular, José Antonio Nieto, que aseguró que las cuentas son las "mejores que ha tenido nunca la Junta, las más participadas", además de "liberales, moderadas y centradas". Y añadió: "Algunos pueden pensar que es una pose", pero "nunca antes se había visto algo así".

En concreto, el Ejecutivo ha aprobado "más de 50" enmiendas. Siete de ellas de las 233 que mantienen vivas los socialistas; otras 12 de Adelante (de 197); 16 de las 24 presentadas por Vox; y las 14 planteadas conjuntamente por los dos socios de Gobierno. A estas, se suman otras siete –dos al PSOE-A y cinco a Adelante– que ayer mismo anunció la Junta que aprobaba.

Críticas de la oposición

"Es normal que al principal partido de la oposición no le dé ni agua" la Junta, afirmó el portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, respecto al hecho de que el Ejecutivo haya aprobado más enmiendas de Adelante que de su formación. Además, los socialistas acusaron al Gobierno de "no decir la verdad" y alegaron que en presupuestos anteriores el Gobierno socialista, "incluso teniendo mayoría absoluta", sacó adelante enmiendas de la oposición, "alguna incluso del PP".

Respecto al Presupuesto de este año, el partido liderado por Susana Díaz acusó al Ejecutivo de aprobarlo "tarde" y "después de diferentes procesos electorales". Y afirmó que son las cuentas "de las concesiones a la extrema derecha". Al respecto, manifestó que con este Presupuesto "hacen historia porque han ido a cerrarlo a Madrid".

Adelante Andalucía, por su parte, reconoció la aprobación de alguna de sus enmiendas, pero dijo que son "ínfimas" en número, solo "un puñado" que no impiden, en su opinión, que el Presupuesto sea el del "continuismo" y "el deterioro de derechos fundamentales", por lo que "no tienen nada de nuevo ni de cambio". Con sus enmiendas, afirmaron, la confluencia busca "dar mayor transparencia" al Ejecutivo, "dotarlo con más herramientas de control interno" y "blindar los derechos de los trabajadores públicos". Y criticó que ahora el PP-A "vote en contra" de enmiendas que ellos mismos presentaron desde la oposición.

Las diferentes intervenciones de Vox, que agradeció a la Junta su "talante y colaboración" para sacar adelante el Presupuesto, incidió en que estas no son sus cuentas. Las calificó como de "trámite" y señaló que las de 2020 serán verdaderamente "las del cambio". Acorde a su discurso habitual, la formación de Santiago Abascal hizo referencia, por ejemplo, a las "importantes" partidas que este año se destinan "al uso no sexista del lenguaje", cuando su partido entiende que "hay otras prioridades que debemos atender". "En los textos para futuros ejercicios tenemos que ser más cuidadosos", añadió.

Fuera del debate presupuestario, la sesión del miércoles sirvió también para la despedida de la exconsejera y parlamentaria socialista Sonia Gaya, que deja su escaño en la Cámara andaluza tras convertirse en primera teniente de alcalde y responsable del área de Hacienda en el Ayuntamiento de Sevilla.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.