Comisión Europea
Sede de la Comisión Europea en Bruselas. Europa Press - Archivo

La Comisión Europea (CE) dio este miércoles un último aviso a Polonia por su ley disciplinaria que socava la independencia de los jueces y no da las garantías necesarias para protegerlos del control político.

La Comisión remitió a Varsovia un dictamen motivado, que es un procedimiento de infracción el paso previo a la denuncia ante la Justicia comunitaria, y ahora Polonia tendrá dos meses para responder satisfactoriamente a la CE si quiere evitar acabar ante el tribunal de Luxemburgo.

La CE señaló en un comunicado que la ley polaca permite que los jueces estén sujetos a investigaciones disciplinarias, procedimientos y sanciones en función del contenido de sus decisiones judiciales, incluido el ejercicio de su derecho a solicitar sentencias preliminares al Tribunal de Justicia de la UE.

Además, ese régimen disciplinario no garantiza la independencia e imparcialidad de la Cámara Disciplinaria del Tribunal Supremo, que está compuesta únicamente por jueces seleccionados por el Consejo Nacional de la Judicatura, que es nombrado por el Parlamento polaco.

En cambio, da poderes al presidente de la Cámara Disciplinaria para determinar qué tribunal de primera instancia se va a ocupar de un caso determinado, y no garantiza que los casos se procesen en un plazo "razonable", por lo que los jueces quedan "permanentemente bajo la amenaza de cosas pendientes" y ven afectado su derecho a la defensa.

La CE, como guardiana de los tratados de la UE, debe asegurarse de que todos los Estados miembros cumplen las normas y valores comunitarios.