El portavoz de Vox en las Cortes de Aragón, David Arranz
El portavoz de Vox en las Cortes de Aragón, David Arranz EUROPA PRESS - Archivo

En declaraciones a los medios de comunicación, tras participar en la junta de portavoces del Parlamento aragonés que ha ordenado el debate para la investidura del socialista Javier Lambán, que se celebrará los días 30 y 31 de julio, Arranz ha comentado que "no parece que estén cerrados" los acuerdos para los apoyos que requiere el PSOE para que su candidato sea elegido presidente.

En este contexto, ha explicado que su primer objetivo "es que no existiera un gobierno de izquierda con la extrema izquierda" en Aragón y por eso su grupo apoyaría una propuesta alternativa a Lambán, aunque no formaría parte de ese gobierno ya que "las coincidencias con Ciudadanos y el Partido Aragonés son complicadas" y "sería difícil" un acuerdo con estos dos partidos más el PP.

A su entender, "no es momento de pedir nada a cambio, sabemos cuál es nuestra representación" y por eso su papel sería de una "leal oposición" porque "creemos que es nuestro lugar", pero "sin cheques en blando a nadie", ha incidido.

Arranz también ha mostrado su rechazo a que se volvieran a repetir las elecciones "por respeto a la propia ciudadanía; ya está bien de gasto y de convocarles de nuevo a las urnas", y ha opinado que la situación "se está alargando bastante" de cara al debate de investidura de Lambán.

TIEMPO PERDIDO

El portavoz de Vox se ha congratulado de que "por fin" haya una fecha para el debate de investidura ya que estas semanas son "tiempo que perdemos para la verdadera gobernabilidad" y para la defensa "de los intereses de los aragoneses" y la atención de sus preocupaciones en materia de educación, sanidad, seguridad, inversiones y desarrollo, ha enumerado.

No obstante, ha considerado que el acuerdo que está negociando el PSOE con Podemos, CHA e IU, después de haber suscrito un pacto con el PAR que necesita de más apoyos, es "complicado de cerrar" porque "son una serie de partidos muy diversos, el encaje del PAR ya nos parece muy complicado en esa coalición de gobierno de la izquierda con la extrema izquierda, y también complicado de entender para sus votantes".

Al respecto, Arranz ha considerado que el PAR está haciendo "malabarismos" y ha esgrimido que el plan de gobierno que se elabore fruto de esos acuerdos es difícil que "escape del sectarismo de izquierda, con un punto muy grande de aragonesismo y regionalismo que no creemos que sea muy conveniente para Aragón".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.