Guardia Civil de Tráfico
La Guardia Civil de Tráfico en un accidente en una imagen de archivo. GUARDIA CIVIL

Un 43,4% de los conductores que perdieron la vida durante el año pasado en accidentes de tráfico tanto en vías urbanas como interurbanas en España dio positivo en alcohol, drogas y/o psicofármacos, según las 751 muestras analizadas por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (Intcf), lo que supone la cifra más alta desde 2012.

Así se refleja en la última memoria de víctimas mortales en accidentes de tráfico del Intcf, presentada este miércoles en una rueda de prensa en Madrid por el director general de esta entidad, Antonio Alonso; el director general de Tráfico, Pere Navarro; la directora general de Relaciones con la Administración de Justicia, Esmeralda Rasillo, y el fiscal de sala coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas.

La cifra de conductores fallecidos con resultados toxicológicos positivos de 2018 es la más elevada desde 2012, que era del 47,3%. Las de los años siguientes fueron inferiores: 43,1% en 2013; 39,1% en 2014; 43,1% en 2015; 43,0% en 2016, y 42,1% en 2017.

La memoria del Intcf indica que los 232 resultados positivos de conductores en el consumo de alcohol, drogas y/o psicofármacos muestran una clara mayoría de varones (94,4%), en tanto que el 65,7% tenía entre 25 y 54 años, y el 56,1% conducía un coche, mientras que un 31,4% lo hacía en moto o ciclomotor.

En relación a la presencia de sustancias consumidas por los conductores fallecidos, el 61,2% de los casos positivos lo fue en alcohol (un 71,1% con una tasa de alcoholemia superior a 1,2 g/l); el 44,0% en drogas, y el 25,0% en psicofármacos.

La droga más detectada fue el cannabis (59,8%), seguida de la cocaína (51,0%). En cuanto a los consumos asociados, los de mayor prevalencia fueron los de alcohol y cocaína (39,1%), y de alcohol y cannabis (28,3%).

En la última década se ha producido una tendencia a la baja de los conductores fallecidos que dieron positivo en alcohol, al pasar de un 30,9% en 2008 a un 26,5% el año pasado. No sucede lo mismo con las drogas, que aumenta de un 10,7% a un 19,1% en ese periodo. Y desde 2016 se registra un incremento del consumo de cannabis.

Peatones

Por otro lado, un 38,5% de los 143 peatones muertos por accidente de tráfico analizados por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses dio positivo en alcohol, drogas de abuso y/o psicofármacos.

En un 67,3% de los casos se trata de hombres y en un 34,5% tenían 65 años o más. Un 45,4% había consumido alcohol (un 80,0% de ellos con una tasa de alcoholemia superior a 1,2 g/l), un 21,8% había ingerido drogas, y un 52,7%, psicofármacos.

Los datos incluidos en la memoria proceden de los casos estudiados en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses a petición de los órganos judiciales para el análisis de las muestras remitidas por los médicos forenses y los correspondientes Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

No todos los accidentes de tráfico con víctimas mortales son analizados en el Instituto, pero la muestra es amplia y representativa. Según los últimos datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), un total de 1.806 personas fallecieron el año pasado en carretera o en ciudad en España, lo que supone 24 menos respecto a 2017 y el primer descenso de la mortalidad vial después de que en el cuatrienio entre 2014 y 2017 aumentaran los fallecidos en el mayor periodo de incremento de la siniestralidad desde 1993.