La investigación se inició tras

la denuncia interpuesta por la víctima, quien reside en el Centro Asistencial, y que explicó que entre los días 29 y 30 de abril le habían sustraído de su habitación varias joyas, de las que presentó fotos para su identificación.

La línea de investigación de la Guardia Civil se centró en lostrabajadores y tras las gestiones realizadas pudo constatar que en fechas posteriores al hurto, una trabajadora del Centro Geriátrico vendió a un establecimiento dedicado a la compra de oro, dos lotes de joyas por las que recibió

1425,20 euros.

Tras las inspecciones realizadas por la Guardia Civil, una vez teniendo todas las pruebas, se comprobó que las joyas del establecimiento coincidían con las fotografías que aportó la víctima, por lo que se detuvo a la trabajadora.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.