Concentración en Vitoria
Vitorianos secundando la concentración convocada por la Coordinadora 28-J. EFE/ Jon Rodríguez Bilbao

Decenas de vitorianos han secundado este martes la concentración convocada por la Coordinadora 28-J, que agrupa a los colectivos LGTBI+ de la ciudad, para denunciar "la paliza a un menor por parte de sus padres tras conocer su homosexualidad".

Al parecer el menor fue golpeado con un palo por el padre de esta familia paquistaní, mientras que la madre lo amenazó "con clavarle un cuchillo", según el diario El Correo. Se les acusa de un delito de maltrato en el ámbito familiar y de otro de amenazas con arma blanca, respectivamente, y a ambos se les ha impuesto una orden de alejamiento del joven, que ahora está bajo tutela de la Diputación.

Para condenar estos hechos decenas de personas se han congregado en la Plaza de la Virgen Blanca ataviados con banderas arcoíris y situados tras una pancarta con el lema "Stop LGTBIQfobia". Entre los asistentes se han mezclado políticos de todos los partidos con representación en las instituciones alavesas.

Tras unos minutos en silencio la Coordinadora 28-J ha dado lectura a un comunicado en el que se ha alertado de que "el odio no conoce etnias, culturas ni clases" y que la violencia "LGTBIfóbica puede ser ejercida por cualquier persona de cualquier sector social".

Han asegurado que les "repugna el uso racista que se hace de estos actos con la intención de poner el punto de mira en otras culturas y creencias, haciéndonos creer que el problema viene de fuera" y han denunciado que los partidos e instituciones no hacen "absolutamente nada" para hacer frente a esos "discursos de odio".

Se han referido a Vox, formación a la que no han citado de manera expresa, porque "niega las campañas de concienciación y apuesta por las terapias de reconversión" y han criticado al PP -también de forma velada- porque "no cuestionan" estas actitudes, "sino que no dudan en pactar con ellos".

Horas antes de la concentración el Ayuntamiento ha difundido una declaración institucional para condenar la agresión sufrida por este menor de 16 años en la que se recalcaba que "este tipo de agresiones constituyen una grave vulneración de los derechos humanos".

La condena del consistorio se suma a la expresada este lunes por el alcalde, Gorka Urtaran, que consideró que "si hay algo aberrante y vergonzoso es una hipotética actitud de unos padres que no aceptan la condición sexual de su hijo".

"En Vitoria no cabe ningún tipo de ataque, ni actitud, ni comportamiento contra la libertad, la igualdad o los derechos humanos, también los de las personas LGTBIQ", dijo el primer edil vitoriano.

Consulta aquí más noticias de Álava.