Jerónimo López, presidente del Comité Español del SCAR
Jerónimo López, presidente del Comité Español del SCAR UIMP

A esta intervención humana, se debe sumar también causas de tipo natural, ya que "la Tierra tiene una dinámica natural independientemente de lo que hagamos los humanos", ha detallado López Martínez.

El experto, que dirige en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) el curso 'La Antártida: remota pero crucial', ha señalado que los mayores impactos medio ambientales que afectan a la Antártida llegan desde el hemisferio norte, sobre todo de las áreas más pobladas e industrializadas.

"Llegan los efectos del cambio climático, el efecto invernadero, lo que está ocurriendo de manera global en el planeta. Porque la atmósfera y el océano es único, y están interconectados, por eso los mayores efectos llegan de lejos", ha explicado.

El geólogo ha apuntado que, mientras hace años el hielo marino aumentaba en la Antártida a la vez que decrecía "aceleradamente" en el Ártico, desde hace cuatro años se está invirtiendo esta tendencia. "Debido a los efectos de alteración de los sistemas de vientos pero también a la llegada de aguas oceánicas que entran por debajo de los bancos de hielo, se está dando una mayor frecuencia de desprendimiento de grandes plataformas de hielo, de grandes témpanos que luego navegan por el mar".

Además, la situación empeora ante el problema que está generando la presencia humana derivada del aumento del turismo en este continente. Según López, en la Antártida "nunca ha habido población nativa", sino que contiene bases científicas donde suelen trabajar "pocos miles de personas".

Sin embargo, en los últimos años se reciben "unos 4.000 turistas al año aproximadamente", lo que está generando un gran impacto: "Van a lugares muy concretos y puede haber impactos acumulativos con visitas sucesivas, puede haber derrames si hay accidente en los buques... hay toda una problemática asociada a esta presencia humana", ha dicho.

Estas consecuencias en el polo sur acaban también afectando al resto del planeta: "La Antártida está lejos", pero "a la vez es crucial, porque somos conscientes de que las dos zonas polares, Ártico y Antártida, tienen un papel crucial en el sistema climático terrestre".

Durante este curso se ha analizado la Antártida como "un territorio muy emblemático", como laboratorio natural y como un actor relevante en el contexto del cambio climático, analizando los descubrimientos importantes que han hecho en el continente, como el agujero de ozono, y "la evolución previsible que tendrán sus procesos en un contexto de un mundo cambiante como el que tenemos".

El presidente del Comité Español del SCAR ha reflexionado sobre los avatares de circunstancias económicas y políticas a las que estas sometidos la investigación en la Antártida "que, desgraciadamente, son demasiado frecuentes". Sin embargo, lo ha equiparado a lo que le pasa a la investigación científica en general: "La I+D afecta no solo a la investigación de la Antártida, afecta a muchos campos y de eso tenemos mucho camino que recorrer en nuestro país".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.